Uno de los ausentes en el encuentro ante Estudiantes de Mérida fue el delantero Richard Blanco, quien sufrió inflamación del aductor que lo alejó por un breve momento de su rutina regular de entrenamiento, pero que ya pudiera ser convocado dependiendo su evolución en la semana, así lo resumió Fasciana: “Richard puede estar listo para el próximo domingo, se le ha hecho todas sus terapias y ha evolucionado bastante bien a la inflamación de aductor que presentó”.

 

Otro de los ausentes en la zaga blanquinegra es el defensor René Flores, que presentó hace un par de semanas un desgarro del recto anterior. “René tuvo una ruptura bastante fuerte, se le está haciendo una terapia de la que ha evolucionado bien y ya este jueves se le va a hacer un eco para su debido control y así tener un diagnóstico más preciso para saber el tiempo aproximado que pueda tardar en volver a las canchas”, indicó el kinesiólogo.

 

Este semestre ha sido uno de los más cargados de fútbol en toda la historia del blanquinegro, un total de 28 juegos oficiales entre Copa Venezuela, Torneo Clausura y Copa Sudamericana, esto en apenas cuatro meses, por lo que al conjunto barinés le ha tocado cuidar al máximo el físico de sus jugadores. “Por cuestiones de calendario y de jugar partido tras partidos en tan poco tiempo, los jugadores van sintiendo lesiones las cuales han ido atacadas de inmediato. Esta temporada ha sido bastante complicada pero en su mayoría los jugadores se han recuperado en el tiempo estimado”, agregó.

Una de las lesiones más relevantes que se produjo al inicio de campaña fue la del mediocampista Luis Melo, que sufrió una rotura de ligamento cruzado en su rodilla derecha, pero que ya está en su última etapa de mejoría. “Melo ha sido el de recuperación más larga producto de su lesión. Esperamos tenerlo listo para principios de diciembre o enero y entre de lleno a la pretemporada”, sentenció Fasciana.

PZFC/FB

COMPARTIR