Luis David Martínez nuevamente salió al rescate de Venezuela en la Copa Davis. El tenista venezolano acudió al llamado de auxilio para disputar el último punto de la semifinal del Grupo II de la Zona Americana ante El Salvador, se colocó la capa de héroe y terminó levantando la mano con el boleto para que la el equipo vinotinto vaya por segundo año corrido a buscar su ascenso al Grupo I Americano.

El criollo derrotó en tres sets (6-1, 7-5, 7-5) a Rafael Arévalo, y ahora Venezuela recibirá del 16 al 18 de septiembre a Perú en la final de la llave.

“Estoy muy contento de la victoria que alcance, especialmente darle este tercer punto a mi país que fue el decisivo. Es lo más bonito que hay, estoy sumamente orgulloso y contento por estar en la final del grupo”, expresó la raqueta nacional mediante un comunicado de prensa de la Federación Venezolana de Tenis.

Martínez no estaba en los planes para entrar este domingo a la cancha, pero la derrota de Ricardo Rodríguez a primera hora ante Marcelo Arévalo, que colocó la serie 2-2, obligó al capitán José Antonio de Armas a apretar el botón de emergencia y llamar al doblista para que plantara cara en el duelo decisivo en lugar de Jordi Muñoz-Abreu.

“Obviamente este año me he dedicado más al doble y no tuve la oportunidad de jugar tanto singles como he querido, pero me sentí muy bien hoy”, soltó el ganador.

Roberto Salazar, capitán de los locales, también movió sus piezas y cambió a Alejandro González por el mayor de los hermanos Arévalo.

Luego de dos horas y once minutos de juego, Luis David Martínez rompió el servicio de su rival para cerrar la cuarta victoria vinotinto ante los centroamericanos en igual número de enfrentamientos.

Además, el tenista barquisimetano niveló su marca (5-5) en partidos individuales en Copa Davis al sumar su cuarta celebración en fila. Su última caída en sencillo fue en el año 2012 ante el dominicano Victor Estrella en la semifinal del Grupo II.

LIDER

COMPARTIR