Durante la sesión extraordinaria del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) en el que hace consideración del “Proyecto de Declaración del Consejo Permanente en apoyo al proceso de Diálogo Nacional en Venezuela” la delegación nacional abandonó el lugar por considerarlo de carácter injerencista.

“No podemos acompañar un espacio donde se pueda perturbar un proceso y en razón a esta posición la delegación de Venezuela se retira de este Consejo Permanente”.

La delegada venezolana, Carmen Luisa Velázquez de Visbal, precisó que la convocatoria hecha por países como Argentina, Brasil, Canadá, Honduras, Estados Unidos, México y Perú se realiza sin el consentimiento de la delegación venezolana.

“No sabemos si es un apoyo al Departamento de Estado (EE.UU), si es un modo de violentar los principios de la nación, de la soberanía de los Estados pero las razones que tiene Venezuela para cuestionar el Consejo Permanente son esas”.

La representante de Venezuela en la OEA prosiguió que “no vamos a pronunciarnos sobre el fondo en el asunto, no estamos de acuerdo cómo se ha llegado en este momento sin la participación de Venezuela. Se ha tomado un precedente muy negativo”,

Entretanto, destacó además que algunos países consideraban que esta convocatoria se sometiera a votación para saber de allí si se daba o no la sesión.

“Nosotros no vamos por ese camino porque la posición de Venezuela es de principio y los principios no son negociables”.

Países apoyaron la decisión de Venezuela

En su turno de palabra, la delegación de Nicaragua precisó que no es correcto que se convoque una sesión del Consejo Permanente a nombre de otro país para que “se discutan sus asuntos internos e indicó que no se pueden caer en practicas injerencistas”.

“El Gobierno de Nicaragua recuerda que el diálogo está en Caracas y cabe apoyar este proceso respetando la soberanía de Venezuela”, manifestó y posteriormente se retiró de la discusión.

En apoyo a la decisión de Nicaragua la delegación de Bolivia hizo lo propio y abandonó el debate e instó al organismo a no volver a su “oscuro pasado de persecuciones”.

COMPARTIR