‘Señor no se detenga, siga derecho que si esos tipos se montan nos van a robar’’, dicen varios usuarios a bordo de una unidad colectiva de la línea Caracas – Los Teques que transitaba a la altura de los primeros kilómetros de la Panamericana. La previa advertencia de los pasajeros fue ignorada por el conductor del vehículo y como si se tratase de una profecía, los sujetos recién recogidos dieron la voz de asalto en cuestión de segundos, arrasaron con todo, sin siquiera dirigirle una mirada al chofer.

Este es parte del relato de Sergio Reyes, joven que iba a bordo del autobús que fue asaltado hace cuatro semanas en la mencionada vía expresa. El veinteañero que accedió a entrevistarse con el equipo reporteril del Diario La Región, denunció con cierta impotencia lo que a su juicio se trata de una complicidad entre antisociales y profesionales del volante.

Reyes, quien durante dicho atraco perdió su teléfono celular y un bolso personal, comentó que estos episodios son el pan de cada día de los usuarios de la línea, quienes incluso han llegado a discutir con el conductor de la camioneta para evitar que se paren a recoger a más pasajeros en la vía.

‘‘En aquel momento le advertimos al chofer que no se parara porque vimos a unos tipos de muy mal aspecto cerca del kilómetro 3; el señor nos ignoró y se paró alegando que si no recogía gente no iba a hacer suficiente dinero como para llevar comida a su casa’’, dijo.

LR/FO

COMPARTIR