“Las autoridades turcas parecen estar haciendo un doble juego. Por un lado, la idea de formar un ejército nacional puede estar asociada con el deseo de Ankara de evitar la formación de un corredor kurdo. Por otro lado, todo esto parece esconder un plan para derrocar al Gobierno de Asad y quedarse con parte del territorio sirio uniendo ‘bajo un mismo techo’ a los grupos terroristas que se oponen a las autoridades sirias centrales”, expuso Guller.

El analista incidió en que “la iniciativa de formar un segundo ejército nacional en Siria se traduce en la intención de desmembrar el territorio del país”, dado que Siria ya tiene sus Fuerzas Armadas.
El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, durante su visita a EEUU, sugirió la idea de formar el Ejército nacional sobre la base de los grupos de la “oposición moderada”, que supervisaría la zona de exclusión aérea en Siria, en la que Turquía lleva mucho tiempo insistiendo.

COMPARTIR