El objetivo del nuevo “gobierno neoliberal” establecido en Brasil, encabezado por el presidente Michel Temer, es privatizar las empresas estatales y ceder el petróleo nacional
A pocas semanas de posicionarse como el nuevo Jefe de Estado de Brasil, Michel Temer ha anunciando desde el jueves pasado una serie de cambios que responden a un reciclado plan económico donde pretende realizar 34 concesiones y privatizaciones de empresas públicas.
La propuesta prevé la privatización de cuatro aeropuertos, siete empresas de energía, tres empresas de saneamiento ambiental, además de la concesión de tres ferrocarriles, tres carreteras y dos puertos. Además de subastar tres campos de explotación de petróleo y de cuatro áreas de minería.
Este proyecto será coordinado por el secretario ejecutivo del Programa de Colaboraciones e Inversiones, Wellington Moreira Franco.
Algunas de las innovaciones propuestas por el plan de Temer serán las de licitar sólo obras que ya tengan viabilidad ambiental comprobada y sólo lanzar licitaciones después de conseguir un aval previo del Tribunal de
Cuentas de la Unión. Además, todas las licitaciones serán publicadas en portugués e inglés. Lo anterior con el objetivo de atraer inversores extranjeros.
Con esta iniciativa no estamos haciendo una jugada de mercadotecnia. Queremos ser transparentes con el mercado y mientras más recibamos, mejor”, dijo Franco.
El proyecto iniciará a mediados del 2017 con las primeras subastas de la que no se ha dado detalles ni se ha especificado el sector al que pertenecen.

COMPARTIR