La Superintendencia de Precios Justos (SUNDDE) anunció la incorporación de la plataforma tecnológica de los Infocentros para facilitar al Poder Popular la canalización efectiva de sus denuncias y sistematizar la fiscalización de aquellos comercios o empresas que presuntamente incurran en acaparamiento, especulación, boicot y guerra económica en los productos de primera necesidad y bienes y servicios.

Así lo explicó el superintendente Williams Contreras, durante una entrevista en el programa En Tres y Dos que transmite VTV.

Con gráficas ilustrativas, Contreras señaló que se articula a través de la poderosa herramienta de 935 Infocentros en toda Venezuela, más de la mitad en manos del Poder Popular, la batalla contra la especulación, automatizar y organizar el proceso de fiscalización para que el pueblo pueda hacer contraloría utilizando la posibilidad de aportar videos, fotos y pruebas documentales de los ilícitos, aprovechando la tecnología de la información.

De esta manera se simplifican en 5 pasos automatizados lo que antes consumía 10 pasos. Empieza con la llamada “orden popular de fiscalización” que automáticamente se le asignará a un fiscal, en forma aleatoria, para que se presente ante el establecimiento e inice el procedimiento junto a la comunidad organizada y acompañado de un miembro de la Milicia Bolivariana y autoridades del SUNDDE.Al explicar que anteriormente la fiscalización tenía un componente reactivo, ahora la estrategia es que la denuncia pasiva pase a protagónica y activa. De esta manera la comunidad organizada podrá contar en los infocentros con un sistema habilitado para ordenar la inspección, en base a asambleas populares, y determinar cuáles son los comercios o empresas que incurren en presuntos ilícitos y activar un proceso automatizado para llegar a una sanción.

Indicó que este espacio será base de operaciones que la SUNDDE ha denominado “epicentro”, con lo cual el Poder Popular tendrá 935 epicentros para la estrategia de fiscalización que ahora saldrá de la gente. “Estamos planteando un cambio completo en la estrategia”. La Superintendencia creará, además, diversos mecanismos para los últimos meses del año y arrancar el primer semestre de 2017 una forma de articulación efectiva con los CLAP.

Caso productos importados

En otros casos que se le plantearon en el programa, el Superintendente Contreras se refirió a los empresarios que venden productos importados con sus propios dólares o divisas, pero a un precio excesivo o exorbitante.

“Ciertamente hay comercios privados que traen productos con el argumento de recursos propios, pero nosotros le vamos a poner un tope a esos productos”, dijo.

“Hay empresas que piensan que porque compraron con sus propias divisas, no se le aplica la ley, Pero sí, la Ley de Precios Justos se aplica perfectamente para cualquier tipo de situación”.

 

COMPARTIR