Una hermosa y exitosa jornada para el pueblo chavista de Barinas, resultó nuestro encuentro por la paz, el amor y la soberanía en la famosa calle ancha de la Cinqueña, la cual nos quedó estrecha y angosta ante tanta multitud congregada para demostrar nuestra fuerza revolucionaria, nuestra  fuerza chavista.

Aprovecho este espacio para felicitar a toda nuestra militancia, al Gran Polo Patriótico, a los frentes y movimientos sociales, a todas las estructuras políticas del Partido Socialista Unido de Venezuela, a amigos y simpatizantes de esta revolución, por la gran actividad que protagonizamos el pasado viernes. Sin duda alguna, somos un huracán de amor, de paz, de emancipación, de esperanza y futuro…somos el huracán de Chávez, el huracán de Maduro, el huracán del Socialismo Bolivariano que se afianza cada vez más, anteponiéndose a  los ataques y planes desestabilizadores de la derecha criolla e internacional.

Siempre es necesario encontrarnos en estos espacios y demostrarle al enemigo acechante, nuestra capacidad de convocatoria, de organización y de movilización; demostrar que Chávez se multiplicó en millones de almas quienes defendemos sus ideales y  este proyecto socialista que es su gran legado.

Mantenemos el gran reto de continuar sumando conciencias a esta causa chavista y revolucionaria junto a nuestro presidente constitucional, Nicolás Maduro, porque somos nosotros, los que estamos del lado de la razón, los que seguimos apostando por el dialogo y la convivencia, uniendo nuestro mayor y mejor punto común, que no resulta ser cualquier cosa, sino el de  ser venezolanos y venezolanas, un  punto común que debería bastar para, todos juntos como verdaderos patriotas, defender nuestro suelo sagrado, de cualquier tipo de injerencia o intervención extranjera.

El apoyo a nuestro presidente obrero es vital camaradas. Él, como buen hijo de Chávez, sigue en batalla. Camina y se nutre del pueblo,  de un pueblo que cada día que pasa muestra un nuevo despertar en su fervor chavista y revolucionario, en su pasión patria y en ese amor hacia la causa bolivariana. Lo vimos este viernes en La Cinqueña y lo vemos en cada llamado que hacemos para demostrar nuestra fuerza y nuestra unidad, en defensa de la paz y la soberanía.

A sabiendas de una oposición que se desgasta y se divide, pero con claras intenciones de continuar por el camino anticonstitucional, el llamado sigue siendo a no bajar la guardia y mantenernos en compenetración absoluta, en organización y movilización permanente, porque seguirán intentando destruir nuestro proyecto bolivariano y chavista.

Que nadie lo dude; aún cuando muestren señales de  diálogo o de acuerdos temporales, sus objetivos no cambiarán jamás.  Hablamos de dos proyectos antagónicos: Uno, el nuestro, el Socialismo Bolivariano, defiende la igualdad, la justicia y el humanismo; el otro, el capitalismo, defiende los intereses individuales de los que más tienen, para aplastar al pueblo que ven con una mera mercancía. El capitalismo sobrepasa, incluso, los mandatos, también socialistas, de Jesús, quien nos decía: “amen al prójimo como a sí mismos”. En cambio, como sigue diciendo Chávez, el socialismo es lo nuevo, el futuro, la construcción de una sociedad justa que terminará de desmontar al viejo estado burgués.

Por ello, en defensa del legado de nuestro Comandante Eterno, llevando el morral de sus sueños, sigamos junto a Nicolás Maduro y él junto a nosotros, pueblo-partido-gobierno, engranando esa maquinaria perfecta. Es la fuerza revolucionaria de Simón Bolívar que volvió con Hugo Chávez, quien es el motor de este proceso indetenible; proceso que seguirá avanzando a paso de vencedores, porque es lo que desea la mayoría del pueblo venezolano. Vamos a acelerar la marcha compatriotas para llegar, más temprano que tarde, al punto de no retorno de nuestro Socialismo Bolivariano. Juntos somos y seguiremos siendo INDESTRUCTIBLES!!

Viva Venezuela libre y soberana!!

Viva Chávez!!

Viva Maduro!!

Barinas, 20 de noviembre de 2016.

COMPARTIR