El martes 27 de septiembre frente al edificio del Tribunal Supremo de Justicia, en la plaza, nos encontramos con un grupo de ciudadanos y ciudadanas que vinieron a acompañar a la introducción de un recurso de impulso relacionado a la demanda contra el decreto 2248 por ilegal e inconstitucional a través del cual se creó el Arco Minero del Orinoco, demanda admitida el 31 de mayo de este año por la sala Político-Administrativa del máximo tribunal de la Nación, hace casi seis meses y de la cual no se ha pronunciado ni dictado las medidas cautelares solicitadas en dicha demanda.


El profesor Héctor Navarro se encontraba entre los presentes y nos concedió unos minutos de su tiempo: venimos a darle un impulso a la demanda que ya introdujimos ante el Tribunal Supremo de Justicia y que fue admitida por el TSJ con respecto al Arco Minero del Orinoco, una demanda por ilegalidad y por inconstitucionalidad por parte del Presidente de la República al haber emitido el decreto 2248

Estamos solicitando en esa demanda un conjunto de medidas cautelares que tienen que ver con la ley y con el cumplimiento de la ley, por ejemplo, que se hagan los estudios pertinentes con respecto al impacto ambiental, que eso está en la ley, eso es obligado a hacerlo, que se hagan las consultas a los pueblos indígenas, eso está en la ley y está en la Constitución, no se ha hecho, no se ha hecho y se hizo fue un simulacro.

Estamos aquí presionando cívicamente para que se ordenen las medidas cautelares por parte del Tribunal Supremo de Justicia y el Ejecutivo cumpla con eso que repito, que son obligaciones de tipo constitucional y legal.

Creemos que hay una mora, creemos que hay una mora y estamos aquí para exigirle al Tribunal Supremo de Justicia a través de una medida de impulso que se ponga a derecho, que proceda a declarar con lugar las medidas cautelares y obligar entonces al Ejecutivo a actuar en consecuencia.

Aquí en Venezuela hay una institucionalidad y el Tribunal Supremo de Justicia es parte de esa institucionalidad, es parte de la hechura de la Revolución en término de la independencia de los poderes, de la activación de un sistema de cinco poderes y lo que tenemos que hacer los venezolanos es procurar que la institucionalidad funcione, opere.

Nosotros estamos acá para procurar que la Constitución sea usada, sea fortalecida, sea respetada, que todos nos obliguemos a respetarla porque ese es nuestro pacto, ese es nuestro pacto social.

Aporrea/

COMPARTIR