Un juez que atendió el caso de 22 estudiantes apresados durante el desalojo en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (Unah) donde protestaban, les impuso sanciones sustitutivas de prisión, informaron hoy medios locales.

En la audiencia efectuada el sábado en la sala número 22 de los tribunales de Tegucigalpa, el magistrado determinó aplicarles a los imputados las medidas de no salir del país y presentarse cada semana a los juzgados a firmar un acta de registro.

Asimismo, les prohibió terminantemente participar en cualquier tipo de manifestación o toma de edificios relacionada con la protesta estudiantil en la casa de altos estudios.

Fuerzas antimotines apresaron el pasado viernes a los universitarios, que desde hace 28 días permanecían atrincherados en las aulas de la Unah para exigir el respeto a la educación pública y la derogación de las normativas que elevarían los costes de la matrícula y el índice de aprobado académico.

Tras su arresto, el Ministerio Público acusó a los jóvenes por el delito de usurpación de bienes públicos, propiedad del Estado de Honduras.

Aunque las protestas estudiantiles ya condujeron antes a un altercado con la policía en Tegucigalpa y al desalojo de los manifestantes en la filial de la Unah en la ciudad de San Pedro Sula, rápidamente se extendieron a las restantes universidades del país.

Dicha situación obligó a la casa de altos estudios a suspender sus exámenes de ingreso a nivel nacional y reprogramar sus actividades en un intento por garantizar el cumplimiento del curso académico.

COMPARTIR