El Ministerio de Defensa de Rusia afirmó este martes que el bombardeo contra un convoy humanitario de la Organización de Naciones Unidas (ONU) en Siria no fue perpetrado ni por la aviación de Moscú ni por la de Damasco.

“Ni la aviación rusa ni la siria llevaron a cabo ningún ataque aéreo contra un convoy humanitario de la ONU en el suroeste de Alepo”, reza un comunicado emitido por el portavoz del Ministerio, el general Igor Konachenkov.

El texto refiere que, tras el exhaustivo análisis al video de los llamados “activistas”  presentes sobre el terreno, no se encontraron signos de ataques de armas en el convoy.

“No hay cráteres, la estructura de los vehículos no está dañada y tampoco sufrió el impacto de un ataque aéreo”, detalla.

El Ejército ruso asegura que las imágenes sólo muestran el resultado de un incendio, que se desencadenó “como por arte de magia en el momento de una ofensiva de envergadura de los rebeldes contra Alepo”.

Por su parte, la Fuerza Armada de Siria también negó este marte que esté involucrada en el ataque: “No es verdad lo que dicen algunas informaciones de prensa de que el Ejército sirio atacó un convoy de ayuda humanitaria en la provincia de Alepo”.

COMPARTIR