Los residentes de Gaza han sufrido durante mucho tiempo graves problemas de agua. Sus mantos acuíferos están contaminados por productos químicos y agua de mar.

Las autoridades advierten que la situación está empeorando. Con más del 90 por ciento del agua en el acuífero no apta para uso doméstico. Las causas del problema son múltiples, pero provienen en gran medida de la contaminación del manto acuífero.

La principal fuente de agua de la asediada Franja de Gaza contiene de 55 a 60 millones de metros cúbicos de agua a lo largo de un año, pero la demanda de los dos millones de habitantes de Gaza supera los 200 millones de metros cúbicos.

La crisis de agua en Gaza y sus efectos sobre todo en los niños, ha provocado en reiteradas ocasiones las advertencias de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y las organizaciones pro derechos humanos.

El régimen de Israel, que mantiene un férreo bloqueo contra Gaza desde 2007, ha excavado casi 30 pozos a lo largo de la Línea Verde, a través de los cuales bombea y roba agua perteneciente a la Franja.

Este asedio también ha impedido a los ciudadanos de esta región a ejercer sus principales derechos, entre ellos el derecho al trabajo, la salud, la educación y la libertad de circulación.

COMPARTIR