El medicamento de nueva generación se llama Albuvirtide for Injection. A diferencia de los fármacos orales tradicionales que requieren un uso diario, Albuvirtide es una solución inyectable que se puede utilizar semanalmente, según recoge la página Web china ecns.cn.

Desarrollado por Frontier Biotechnologies Inc, el medicamento puede bloquear la fusión de las membranas víricas y las células huésped, interrumpiendo el ciclo de vida del VIH en su etapa más temprana. Se ha puesto en la fase III del ensayo clínico en 12 centros clínicos en todo el gigante asiático desde febrero de 2014, informó la agencia china de noticias Xinhua.

El fármaco es un inhibidor de la fusión que se debe utilizar con medicamentos antirretrovirales para tratar a las personas que sufren del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), conocido como sida, que han recibido terapia antiviral, declaró la página Web de la compañía.

Conforme a la página Web, es el primer fármaco anti-VIH de acción prolongada del mundo que ha entrado en ensayos clínicos de fase III, que, con un mecanismo molecular de acción, es eficaz tanto en el virus VIH-1 como en otros virus resistentes.

El decano del centro de enfermedades infecciosas en Beijing Youan Hospital (BYH), Wu Hao, dijo que el fármaco, que se aplica una vez por semana, es mucho más eficaz y más seguro que los medicamentos actuales, ya que hace menos daño a los riñones.

De acuerdo con el gerente de asuntos gubernamentales de la compañía, Zhang Xuelin, es probable que la droga llegue al mercado a finales de este año en curso y, de ser así, se incluirá en el directorio gratuito del Centro chino para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) dentro de dos años.

La actual terapia conocida como el cóctel antirretroviral, ampliamente utilizada en los tratamientos contra el VIH, solo puede llevar al virus del VIH bajo control temporal pero no puede curar la enfermedad.

Unos 2,5 millones de personas siguen infectándose cada año en el mundo con este virus a pesar de que los tratamientos redujeron la mortalidad causada por la enfermedad. En el 2015 había cerca de 38 millones de personas viviendo con el VIH en todo el mundo, como se indicó en un informe el pasado 21 de noviembre la Agencia de las Naciones Unidas contra el sida (ONUSIDA).

Hispantv/

COMPARTIR