A solicitud del Ministerio Público, fueron privados de libertad cinco funcionarios adscritos al Comando Nacional Antiextorsión y Secuestro de la Guardia Nacional Bolivariana (Conas) por su presunta responsabilidad en la muerte de nueve hombres y las heridas ocasionadas a otros tres, hecho ocurrido el pasado 11 de noviembre en el sector Porvenir de Cariaco, municipio Ribero del estado Sucre.

En la audiencia de presentación, el fiscal 2º de la referida jurisdicción, Álvaro Caicedo, imputó al teniente Aldo Rafael Del Naza y los sargentos César Rafael Fuentes, Anthony José Ramos, Moisés Fernando Zamora y Robert Antonio Bastidor, por la presunta comisión del delito de homicidio intencional calificado con alevosía en perjuicio de los hermanos Carlos y Luis Cabello

También fueron imputados por homicidio intencional calificado en ejecución de un robo agravadorespecto a Luis, Jackson, Javier, Jesús y Luis José Rodríguez, además de Eduardo Vallejo y Miguel Acosta; y el mismo tipo penal pero en grado de frustración en relación con las tres personas heridas.

Adicionalmente, fueron imputados por agavillamiento, uso indebido de arma orgánica y robo agravado.

Una vez evaluados los elementos de convicción expuestos por el fiscal del caso, el Tribunal 2º de Control del Primer Circuito Judicial de Sucre dictó la medida privativa de libertad para los cinco funcionarios, quienes serán recluidos en la sede del Instituto Autónomo de la Policía de esa entidad federal, situada en Cumaná.

En horas de la noche del citado día, Del Naza, Fuentes, Ramos, Zamora y Bastidor se encontraban cenando en la plaza de Cariaco, cuando presuntamente habrían golpeado a un joven sin motivo aparente y después lo despojaron de su teléfono celular y una cadena.

Además, los uniformados dispararon al aire en múltiples oportunidades para disipar a las personas que se encontraban aglomeradas en el lugar, y causaron daños severos a varios carros y motos que estaban estacionadas en las adyacencias de la citada plaza.

Minutos más tarde, los funcionarios se dirigieron a una vivienda del sector  Porvenir, donde habrían agredido a una mujer para que les diera información sobre la ubicación de una persona. En este sentido, los hermanos Cabello intentaron defender a la joven, razón por la cual los efectivos militares les habrían disparado en varias oportunidades causándoles la muerte.

Posteriormente, los uniformados habrían despojado de sus pertenencias a las otras siete víctimas, quienes se encontraban celebrando en la vía pública del citado sector, y les dispararon sin mediar palabras. Durante el hecho otras tres personas resultaron heridas de gravedad.

Tras la investigación iniciada por el Ministerio Público y ejecutada por funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, los hoy imputados fueron aprehendidos el pasado 23 de noviembre en la ciudad de Cumaná y puestos a la orden del Ministerio Público.

COMPARTIR