“Con el diálogo, con nuestra bandera de la paz, con nuestra moral, con nuestro espiritualidad, con nuestra razón, nosotros hemos evitado un baño de sangre en Venezuela, y hemos hecho reinar la paz y la tranquilidad” en los últimos meses en el país, manifestó este domingo el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro.

El Jefe de Estado destacó que la instalación de las mesas de diálogo con la oposición política, que este sábado 12 de noviembre realizó su segunda reunión plenaria en Caracas, con la presencia de acompañantes internacionales como monseñor Claudio María Celli, enviado especial del Papa Francisco; Ernesto Samper, secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), y los expresidentes José Luis Rodríguez Zapatero (España), Leonel Fernández (República Dominicana) y Martín Torrijos (Panamá).

En ese encuentro el Gobierno Nacional y los representantes de la oposición venezolana acordaron asumir una hoja de ruta que permita normalizar la relación entre los poderes del Estado y aplicar medidas para superar la coyuntura económica nacional.

Entre los acuerdos destacan el trabajar de manera conjunta para combatir el boicot a la economía del país y priorizar la adopción de medidas para el abastecimiento de medicamentos y alimentos; mientras en el marco político acordaron avanzar en la resolución de la situación de desacato de la Asamblea Nacional (AN) y trabajar en el marco legal para el nombramiento de los dos rectores del Consejo Nacional Electoral (CNE) cuyo periodo de gestión se vence en diciembre.

Ambas partes acordaron y ratificaron su compromiso para convivir en paz, tarea expresada en el documento íntegro suscrito este sábado.

“El diálogo es el camino para construir una paz de coexistencia pacífica de los modelos”, dijo y señaló que la continuidad de esas mesas además se cimienta sobre la base de respeto a las diferencias, “porque nosotros no vamos a renunciar a hacer la revolución, no vamos a un diálogo a firmar rendición con nadie”.

“Nosotros vamos a un diálogo a decir: queremos más revolución, más socialismo, más unión de América Latina”, subrayó el Presidente Maduro y dijo que en esas mesas de conversaciones está además la clave para combatir el odio y la violencia y las campañas emprendidas para tal fin.

“En Venezuela lo que va a reinar es la paz, la paz, en diciembre, en enero, en febrero, y en los años que están por venir; pero tiene que ser una paz activa”, recalcó.

Bienestar del pueblo

Asimismo, el Presidente Maduro reiteró que el objetivo único de la Revolución Bolivariana es el bienestar del pueblo, la estabilidad del país y la consolidación de la paz.

“A mi no me obsesiona ser candidato ni reelección ninguna. Mi única obsesión es la recuperación económica de Venezuela; son las misiones y grandes misiones y su continuidad, es la generación de empleo para el pueblo y consolidar la paz mi única obsesión. De resto, todo lo demás, lo dejo de lado”, señaló.

En dicho espacio, subrayó la necesidad de respetar los precepto de la Constitución Bolivariana, y llamó a sectores de la oposición política a evitar tomar caminos distinto a los constitucionales.

“La Constitución está muy clara y la agenda electoral está muy clara”, agregó. Agencias

COMPARTIR