Una multitud de personas ha recibido al mandatario turco, Recep Tayyip Erdogan, quien regresó a Turquía en medio del intento de golpe de Estado militar en su contra.

El mandatario turco regresó a Estambul desde Irán, donde se encontraba tras ser rechazado su pedido de asilo político en Alemania. El mandatario había abandonado el país, luego de conocer sobre el intento de golpe militar en su contra.

Fuentes oficiales del gobierno de Ankara, aseguraron que la sublevación de los militares golpistas ha sido sofocada, sin embargo, continúan los enfrentamientos entre golpistas y partidarios del gobierno turco.

En el mismo aeropuerto, el mandatario ofreció una rueda de prensa y aseguró que el intento de derrocarlo había fracasado.

“Hemos empezado una operación y seguiremos hasta acabar con ellos (los militares golpistas)”, dijo el mandatario.

El jefe de Estado aseveró que los protagonistas del golpe son terroristas porque están disparando contra el pueblo turco.

“Si la gente está en la calle eso quiere decir que están en buen camino, están intentando impedir (el golpe) y apoyarnos”, aseveró y llamó a los ciudadanos turcos a seguir manifestando.

Calificó el golpe de Estado como una bendición de Dios “que permitirá limpiar el Ejército”.

“Vamos a limpiar nuestro Ejército de traidores. Han levantado las armas contra el pueblo. Habrá muchas detenciones en nuestras fuerzas armadas, incluidos en los puestos más altos”, afirmó.

120 militares golpistas han sido detenidos, informó el primer ministro Binali Yildirim. El Servicio de Inteligencia turca aseguró que el golpe de Estado ha fracasado, pese a que aún persistan grupos militares en resistencia.

Al menos 42 personas, entre ellos 17 policías, fallecieron en Ankara a causa de los ataques de los militares y los enfrentamientos que se dieron en las calles. También se reportan 150 heridos en Estambul, donde estallaron las protestas

T/TeleSur

COMPARTIR