El presidente de la República,  Nicolás Maduro, entregó este lunes la orden Francisco de Miranda post mortem al embajador venezolano ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Bernardo Álvarez, quien falleció el pasado viernes.

“Hemos estado en estos días consternados y adoloridos por la muerte repentina de quien fue un infatigable militante de la verdad en todos los escenarios que le tocó”, indicó.

“Bernardo era un hombre genéticamente optimista y nunca se sintió agobiado por una tarea por más cuesta arriba que fuera”, expresó.

Álvarez se encuentra desde el pasado sábado en la capilla ardiente para que el pueblo venezolano y la comunidad internacional puedan despedirse del diplomático.

Misión Bernardo Álvarez

El presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, informó este lunes que emprenderá una nueva campaña nacional e internacional denominada “Misión Bernardo Álvarez”, para exigir al mandatario saliente de Estados Unidos, Barack Obama, la derogatoria del decreto donde se califica al país como “amenaza inusual y extraordinaria”.

Desde la sede de la Cancillería en Caracas, donde participó en las exequias de Álvarez, fallecido el pasado viernes 25 de noviembre, indicó que una forma de rendir honores al destacado diplomático es con esta campaña.

“Hagamos una gran campaña para que ojalá el Presidente Barack Obama, antes de irse el 20 de enero, escuche el clamor de la historia y de la patria de Simón Bolívar”, dijo el jefe de Estado.

Refirió que si algún día ese decreto fuera utilizado para violar e intervenir Venezuela, esa acción tendría la firma de Barack Obama por los siglos de los siglos.

“Obama debe entender que si él no firma la disolución de ese decreto dejaría las puertas abiertas a cualquier aventura contra la paz, la soberanía y la vida de Venezuela”, resaltó.

El jefe de Estado informó que enviará una carta directamente a su homólogo estadounidense para que deje al país libre de amenazas, por lo que espera que la oposición desde la mesa de dialogo apoye esta iniciativa.

“Nuestras armas son las palabras y la capacidad de dialogar”.

AVN/RNV

COMPARTIR