El partido Patria Para Todos (PPT) elogió el esfuerzo hecho por el presidente de la República Bolivariana de Venezuela Nicolás Maduro, para buscar concertación entre los sectores de la vida política a través de la instalación de una mesa de diálogo pero advirtió que dentro de la oposición existen sectores interesados en perturbar esta iniciativa.

Wladimir Miró, representante del secretariado político nacional de la tolda azul, advirtió que existen dentro de los medios de comunicación algunos cigarrones empeñados, junto a la cúpula eclesiástica, en imponer una sensación fatalista sobre el futuro del país.

“Hoy amanecieron los cigarrones en los principales programas de radio y televisión utilizando las palabras del enviado de la Iglesia católica al señalar que la mesa de diálogo estaba obligada a dar resultados y que sin ella nos enfrentaríamos a una situación de guerra y sangre,” dijo.

“La mesa no es un dogma”, aseveró Miró, quien reconoce que la mayoría de los ciudadanos espera que el diálogo genere frutos tangibles, aunque manifestó sentirse satisfecho por el inicio de las conversaciones sostenidas tras un largo transitar e impulso del presidente Maduro en pro de la paz del país.

Miró calificó de preocupante el hecho de que el partido Voluntad Popular tenga un plan B y una carta bajo la manga, que pudiera significar un elemento de provocación para generar caos en toda la geografía nacional.

Detalló que quienes integran el PPT, que forma parte del Gran Polo Patriótico, están convencidos de que el diálogo no solamente debe darse entre el Gobierno y oposición, sino también con la participación de los partidos del Gran Polo Patriótico, sectores sociales, económicos e intelectuales, que tienen muchos aportes que darle al país, al igual que otras iglesias, más allá de la católica.

EL CHANTAJE DE VOLUNTAD POPULAR

Señaló que “hay una facción violenta de la MUD que se ha resistido en todo este tiempo al diálogo, señalamos que con la ausencia de Voluntad Popular convienen en negarse definitivamente en lograr y validar ese espacio como garante de la paz”. Advirtió que es un desafío de Voluntad Popular condicionar el diálogo a un chantaje sobre la liberación del condenado por la justicia Leopoldo López. Para Miró “sostiene un plan B, que propugna la materialización de la violencia” dijo.

CO/LAY/HR

COMPARTIR