El diputado del Bloque de la Patria Pedro Carreño, denunció que la sentencia que la justicia estadounidense emitió en contra de los primos Efrain Antonio Campos Flores, y Franqui Francisco Flores De Freitas, por supuestamente participar en una conspiración para llevar drogas a ese país, es una estrategia política del imperialismo para desestabilizar la Revolución Bolivariana.

“No hay un sólo gramo de droga en el expediente de los primos Flores”, destacó Carreño. “Allí aplica lo que el Comandante Chávez siempre nos decía: la teoría de las bolas criollas; como no pueden bochar el mingo le dan a la bola que más se le acerca. Lo que subyace allí es un componente político. Unos agentes de la Dea que cobraron 2 millones de dólares para montar el caso”, indicó el diputado al referirse a la información publicada en por el portal La Tabla.

El sitio web asevera que según datos del expediente obtenidos de manera exclusiva por su equipo de investigación, los informantes en la acusación contra los primos Flores, recibieron pagos de la DEA por una suma cercana a los 2 millones de dólares, tal y como revelaron ellos mismos durante las audiencias del juicio.

“De acuerdo con la defensa de los dos primos (familiares de la primera dama de Venezuela), aprehendidos en Haití en noviembre pasado, los supuestos testigos de la conspiración para introducir narcóticos prohibidos a Estados Unidos no podrían considerarse confiables toda vez que son “informantes tarifados de la DEA”, indica La Tabla.

En ese sentido, Carreño explicó que este falso positivo judicial “forma parte del Golpe Suave. Con esa intención se acusa al país que quieren desestabilizar de terrorismo, violación de derechos humanos, de debilidad en su sistema democrático, para decir que se trata de una dictadura, de un NarcoEstado”.

“Eso es lo que quieren posicionar en el imaginario colectivo con este ataque mediático, que Venezuela es un narco Estado”, reiteró.

“Esos jóvenes son inocentes. Para culpar a un sujeto u organización manejar una red de narcotráfico, se debe tener evidencia de por los menos tres aspectos: la droga, es decir, el cargamento; el transporte de esos estupefacientes y los contactos en EEUU para recibir la mercancía”, explicó.

“En este caso no hay nada de eso. Solo una supuesto presunción de intención, que además según los testimonios, no fueron los muchachos sino los agentes infiltrados de la DEA los que manifestaron la intención de llevar la droga”, prosiguió.

“No es casual que dos de los tres agentes implicados en esta situación estén presos y otro fue encontrado sin vida en extrañas circunstancias. El avión donde se trasladaron a Haití no fue retenido porque no había ningún cargamento. Por otro lado, no existen ningunos pasaportes diplomáticos. Capriles Radonsky presentó unos documentos forjados tal y como lo denunció la Canciller Delcy Rodríguez”, resalta Carreño.

Para asombro de todos, el fiscal basa su condena al determinar una “intención” de cometer el delito. “Repito, ellos son inocentes; no tienen además ni la capacidad de gestionar ni dirigir una operación de ese tipo”, aseguró el también dirigente nacional del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

BUSCAN AFECTAR EL DIÁLOGO

Carreño lamentó que este montaje afecte el ambiente mediático en torno a los diálogos de paz. “No es casual que no hayan dado la condena definitiva sino que esperarán al mes de marzo, porque el éxito del proceso de diálogo impulsado por el Gobierno Bolivariano es indiscutible, y es un diálogo para garantizar la paz del pueblo venezolano”, advirtió.

“Van a presionar psicológicamente a estos jóvenes, someterlos a fuertes torturas mentales, para que, a cambio de reducir la condena, firmen falsas declaraciones y así involucrar al Presidente Nicolás Maduro, a la Primera Combatiente Cilia Flores, al Alto Mando Militar, en el “caso” y reforzar esa matriz del narco Estado para finiquitar la Revolución Bolivariana, es la perversión del imperio”, concluyó el diputado.

COMPARTIR