El Partido Comunista de Venezuela (PCV) aseguró que para lograr la paz de la república y la convivencia armónica entre los venezolanos es necesario que quienes representan a la oposición y al Gobierno en la mesa de diálogo defiendan los genuinos intereses del pueblo.

El secretario general de la tolda comunista, Oscar Figuera, aseguró que la mera instalación de la mesa de diálogo entre el Gobierno y la oposición no es garantía de paz pues los representantes de la oposición han sido enemigos históricos de los intereses del pueblo venezolano.

“Los mediadores, entre ellos los expresidentes de España, Panamá, Colombia y República Dominicana, junto a los representantes del Vaticano, son representantes de los grandes intereses imperiales”, expresó.

El vocero del Buró Político del Partido Comunista de Venezuela (PCV) reiteró que el diálogo debe servir para desarticular la agenda violenta de la oposición de derecha fascista en Venezuela y defender las conquistas alcanzadas por el pueblo en la lucha en estos años.

El dirigente aseveró que aunque el PCV como partido político no fue invitado a formar parte de la mesa de diálogo, de todas formas en caso de recibir la invitación no hubiesen asistido por tener diferencias fundamentales con parte de los negociadores.

En materia económica aseguró que no se han tomado en cuenta las propuestas para la transformación profunda de la producción en las grandes empresas nacionalizadas, sin embargo valoró positivamente los esfuerzos que está adelantando el presidente Maduro para la defensa y fortalecimiento del poder adquisitivo del pueblo, en un contexto complejo de crisis del sistema capitalista.

Señaló que para garantizar el abastecimiento de productos necesarios para el pueblo es necesario superar el actual sistema de distribución, que está en manos de los monopolios, por un modelo basado en una red comunitaria y en juntas populares de abastecimiento y producción.

CO/LAY/HR

COMPARTIR