La idea de una paz verdadera y casi palpable se evaporó ante los 6 millones 300 mil colombianos que optaron por el Sí este domingo en el plebiscito de Colombia pero irreversible a pesar del triunfo del “No” en el plebiscito de este 2 de octubre de 2016, afirma el miembro de la Comisión Histórica del Conflicto Armado colombiano, Jairo estrada.

“La Colombia que hoy votó es una Colombia que viene saliendo de un régimen de terrorismo de Estado, tras la firma del Acuerdo han existido unos 15 asesinatos a insurgentes”, explicó el analista Jairo Estrada.

Destacó como aspecto positivo de estos resultados que “medio país está comprometido” con terminar el conflicto armado de manera definitiva.

“La gente que votó por el No, no entendió el sentido del Acuerdo Final”, afirmó el profesor Estrada, quién advirtió que no se puede analizar el resultado de este domingo a partir de los resultados en votos.

“Hay que recordar que Santos se encargó de desprestigiar de manera reiterada el Acuerdo. La delegación de Gobierno dijo palabras que no eran para nada favorables con el Acuerdo. Hubo un ministro de defensa cuyo lenguaje era el lenguaje de la guerra”, puntualizó Estrada.

El jurista colombiano, Hugo Palacios Mejía, aseguró que era necesario respetar la situación personal de los insurgentes que se han desmovilizado y otorgarles plenas garantías y cumplirles lo que el Acuerdo promete en cuanto a su “destino personal” en relación a la justicia.

Mejía afirmó que un mes no era “suficiente tiempo” para que los colombianos analizaran las 297 páginas del Acuerdo.

Algunos analistas opinan que el Acuerdo sólo buscaba igualar a los militares con los “guerrilleros” para lograr concederles a las FARC- EP su “papel de víctimas”.

Sin embargo, la historia colombiana narra una versión distinta de esta opinión.

La sociedad rural que votó este domingo por el Sí buscaba una verdadera paz para su gente, masacrada desde el siglo pasado por las persecuciones políticas de las grandes élites colombianas.

El expresidente y actual senador de Colombia, Álvaro Uribe, promotor de la campaña por el No criticó que el Gobierno de Santos llevó un acuerdo de 297 páginas a una sola pregunta, sin embargo, la pregunta: ¿Apoya usted el Acuerdo Final para la terminación del conflicto y construir una paz estable y duradera?, simplificó de manera clara el objetivo del plebiscito:

La campaña encabezada por el partido derechista Centro Democrático, estuvo en contra del Acuerdo por tres razones: la supuesta “impunidad” para las FARC- EP, la posibilidad de que las FARC- EP se incorporen a la vida política y los términos de la “justicia transicional”.

El autor del Plan Colombia, un supuesto plan para la paz creado con el Comando Sur de los Estados Unidos, Álvaro Uribe, rechazó que la izquierda tenga participación en la vida política colombiana porque deseaba “un país donde haya tolerancia a las ideas ajenas”.

Un análisis publicado hace un mes por la revista Semana aventuró una hipótesis de por qué Uribe apostaba todas sus cartas al “No” si todas las encuestas le daban una ventaja al “Sí” en el plebiscito.

La intención de Uribe fue capitalizar la oposición a Santos, una estrategia política frente a los venideros comicios presidenciales de 2018.

“Estamos ante la situación de que existe una decisión política que frena un Acuerdo por la Paz”, afirmó el profesor Jairo Estrada.  Agencias

 

 

COMPARTIR