El Papa Francisco nuevamente manifestó su preocupación por la situación venezolana y solicitó este domingo una solución “pacífica y democrática”, a propósito de la conmemoración del Día de la Independencia en Venezuela el próximo 5 de julio. 

El pontífice oró “por esta querida nación” y expresó su solidaridad con las “familias que han perdido a sus seres queridos en manifestaciones”.

“Hago un llamamiento para que se acabe con la violencia y se encuentre una solución pacífica y democrática a la crisis”, manifestó el Papa en la plaza San Pedro en su acostumbrado Ángelus.

“¡Que nuestra señora de Coromoto interceda por Venezuela!“, concluyó Francisco.

El sumo pontífice no se ha mostrado ajeno a la situación del país suramericano, por lo que ha hecho constantemente un llamado al diálogo, solicitud que hace unos días pidió para todo el continente.

COMPARTIR