La misión política de las Naciones Unidas comenzó este lunes la verificación del cese el fuego bilateral decretado por el gobierno colombiano y Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército del Pueblo (FARC-EP) a partir del pasado mes de agosto, resultado de los acuerdos de paz entre ambas partes.

El delegado de las FARC para ese mecanismo Marcos Calarcá informó que el trabajo se hará por varias etapas. “Es visitar los puntos de preagrupamiento temporal en donde está la guerrilla y los dispositivos en terreno de la fuerza pública dedicada a este tema del cese bilateral, desde las sedes regionales. Más adelante habrá sedes locales, la idea es hacer una pronta verificación”.

También señaló que la idea es visitar dichos sitios en los cuales estarán temporalmente ubicados los miembros de las FARC-EP, hasta tanto entren en vigor los proyectados puntos y zonas de transición, allí deberán abandonar las armas y prepararse para la reincorporación a la vida civil.

En los protocolos que se dieron a conocer hace unas semanas, hay unas reglas de juego para las partes.

“Las FARC-EP se comprometen a dar información exacta de su ubicación, sobre las rutas de desplazamiento, ubicar sus estructuras y no hacer presencia en las cabeceras municipales. Tampoco podrán realizar eventos y en caso de salir de la zona tendrán que hacerlo sin armas y vestidos de civil”.

Pero para el Gobierno también hay reglas”. El Gobierno no podrá ejecutar vuelos militares por debajo de los 5000 píes, no podrá ejecutar acciones ofensivas contras las FARC-EP, tendrá que facilitar el paso de los miembros de la guerrilla a los puntos de preagrupamiento y permitir el restablecimiento de las relaciones familiares”.

COMPARTIR