Luego de compartir la mañana del domingo con su hijo de 6 años, una bala perdida le quitó la vida a una mujer (33) quien se encontraba dentro de una unidad de transporte público, en la parroquia Petare.

Norelis Pulido almorzó con su hijo en un lugar de comida rápida en La Urbina. Alrededor de la 1:00 de la tarde, ambos tomaron una camioneta para retornar a su vivienda en el sector  12 octubre de Petare.

Al llegar a la parroquia, se produjo un enfrentamiento entre bandas, una bala ingresó por la ventanilla de la unidad y le impactó en el cuello provocándole la muerte.

En otro hecho, Freddy Prieto de 42 años quien era vendedor de frutas en la redoma de Petare, murió desangrado luego de mantener una discusión con su hermano quien le propinó una puñalada.

El victimario logró huir del lugar del suceso. Sin embargo, minutos más tarde fue detenido.  Se pudo conocer que hace años había estado internado en un centro de rehabilitación del cual escapó.

En la misma parroquia también fue asesinado Brayan Graterol de 21 años, cuando  disfrutaba de una fiesta junto a sus familiares.

Según cuentan testigos, unos sujetos, que se encontraban en el mismo evento, comenzaron a robar y el joven se opuso al robo, acción por la cual le propinaron múltiples disparos. Graterol deja 2 hijos huérfanos.

GV/

COMPARTIR