Rafael Ramírez, representante permanente de Venezuela ante Naciones Unidas en nombre del Movimiento de Países No Alineados (Mnoal), expresó preocupación por la cantidad de muertes durante los últimos años de personal de las Operaciones de Mantenimiento de la Paz.

“El Movimiento de Países No Alineados expresa su profunda preocupación por el elevado número de muertes entre el personal de mantenimiento de la paz en los últimos años y hace un llamado a la Secretaría y partes interesadas a otorgar máxima prioridad a la seguridad y protección del personal de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas”, aseveró el diplomático venezolano.

Ramírez enfatizó en la necesidad de actuar apegados a los principios y propósitos de la Carta de Naciones Unidas, así como los principios para el establecimiento de las referidas misiones. Para el Mnoal es fundamental el respeto a la igualdad soberana, la independencia política, integridad territorial de los Estados y la no injerencia en asuntos internos.

De igual manera, hizo un llamado a tratar la formulación de conceptos políticos, así como el tema de presupuestario de las dichas misiones en el seno de la Asamblea General de las Naciones Unidas, donde tiene su espacio natural en el Comité Especial de Operaciones de Mantenimiento de la Paz, también conocido como el C-34.

“El Mnoal reitera que el Comité Especial de Operaciones de Mantenimiento de la Paz (C-34) es el único foro de la ONU que tiene el mandato de examinar exhaustivamente el tema de las operaciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas en todos sus aspectos, y que el papel del Comité continúa teniendo una gran importancia en la formulación de recomendaciones estratégicas”.

El diplomático venezolano manifestó la importancia de incorporar a los Estados que aportan contingente humano a estas misiones, con el propósito de ser parte en el proceso de toma de decisiones y garantizar un trabajo triangulado entre los países que aportan tropas, la secretaría de ONU y el Consejo de Seguridad.

En calidad de Representante Permanente de Venezuela ante Naciones Unidas, Ramírez aseguró que la resolución de los conflictos debe abordarse desde una perspectiva pacífica y política, que garanticen el bienestar sostenido de los pueblos.

MRE/

COMPARTIR