Unos 500 mil habitantes, principalmente niñas y niños de la Cuenca Independencia, en Guanajuato, México, están en grave riesgo de sufrir daños irreversibles debido a altas dosis radioactivas.

 

Ellos podrían sufrir enfermedades cancerígenas en sangre, estómago y pulmón, así como fluorosis dental y daños neuronales, por consumir en agua, aire y alimentos, altas dosis de radiación provocadas por la sobreexplotación del manto acuífero de la región.

Así lo alertó el Centro de Geo Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), que confirmó la muerte de cinco personas, incluidas tres niñas, por leucemia linfoblástica aguda luego de beber agua contaminada en un pozo de la región.

El investigador de la UNAM, Marcos Adrían Ortega, refirió obstáculos interpuestos por las autoridades de la Comisión Nacional de Agua, así como estatales y municipales para buscar soluciones al asunto.

Los principales contaminantes en las aguas subterráneas de la Cuenca son el arsénico, fluoruro, radón, uranio y torio, en cantidades que van desde cuatro hasta 30 veces más de lo recomendable para el consumo humano, dijo el experto.

lma/ool

COMPARTIR