Al menos ocho personas murieron por el paso del huracán Matthew, de categoría 4, por República Dominicana y Haití, donde causó numerosos daños en casas y campos, y fuertes inundaciones.

El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos, con sede en Miami, calificó el fenómeno de “extremadamente peligroso”.

La Agencia de Protección Civil de Haití informó que las ciudades costeras de Anse-d’Hainault y Tiburón quedaron parcialmente inundadas.

En la capital, Puerto Príncipe, la actividad se vio prácticamente paralizada, y escuelas y tiendas permanecieron cerradas.

En el oeste del país había varias calles bajo el agua y cayeron árboles y postes de luz.

 

En Cuba fueron evacuadas alrededor de un millón de personas de zonas costeras, mientras que la Marina de Estados Unidos ordenó la evacuación de 700 miembros del personal no esencial en la base de Guantánamo.

En Jamaica, las personas aseguraron las ventanas de sus casas con placas. Se espera que Matthew llegue hoy a las Bahamas.

Las fuertes lluvias y vientos del huracán rompieron la calma en Baracoa, Cuba. Ahí desde temprano se cortó la electricidad como medida de precaución.

La prevención en EEUU

El gobernador estadounidense Rick Scott declaró el estado de emergencia para Florida, en la Unión Americana, donde se prevé que el huracán llegue en el transcurso de esta semana, informó CBS Miami.

“Matthew tiene categoría 4, que pone en riesgo vidas humanas, y todos debemos tomarlo en serio. Si impacta directamente en Florida, podría causar destrozos masivos no vistos desde el huracán Andrew”, dijo Scott.

Barack Obama, presidente estadounidense, pospuso la visita que tenía prevista para hoy a Florida.

El mandatario tenía planeado presentarse en un acto de campaña de apoyo a la candidata demócrata Hillary Clinton.

De igual forma, Obama iba a participar en una reunión en Tampa.

Nikki Haley, gobernadora de Carolina del Sur, pidió a las personas que viven a una distancia de hasta 160 kilómetros de la costa que se trasladen hacia el interior ante la amenaza del sistema tropical.

Indicó que esperan a finales de semana un impacto “brutal” de Matthew.

Cuestionada sobre la obligatoriedad de acatar la medida, Haley fue contundente al afirmar: “Una evacuación es una evacuación”.

Nathan Deal, gobernador del vecino estado de Georgia, declaró el estado de emergencia en 13 condados de la zona costera de la región, pero por ahora no pidió evacuaciones.

De acuerdo con la UE, se espera que Matthew sea más fuerte que el huracán Sandy de 2012. Agencias

COMPARTIR