De una certera herida en la garganta, producida por un pico de botella y aparentemente golpes en la cabeza, fue brutalmente asesinado un joven zapatero, identificado como Erick Jampier Ordóñez Rojas, de 20 años, cuyo cuerpo quedó tendido en el patio de una casa en ruinas y abandonada, ubicada en la esquina entre las calles 4 de Diciembre y Sucre del sector Esteban Liendo del municipio Santiago Mariño. Reseñó este lunes el diario El Aragüeño en sus páginas de sucesos.

Cerca de las 8:30 de la mañana de este domingo, funcionarios de la Policía de Aragua, adscritos a la Comisaría de Arturo Michelena, fueron notificados de la presencia del cuerpo en el mencionado sector, pero, según se pudo conocer, el crimen fue perpetrado aproximadamente a las 5:00 de la mañana del mismo día.

De acuerdo a lo relatado por Jean Carlos Ordóñez, tío de la víctima, desde la noche del sábado, su sobrino y él se encontraban reunidos con varios amigos compartiendo e ingiriendo licor frente a su casa, ubicada en la calle Sucre del mencionado sector.

Según él, Erick Jampier se iba a cada rato sin decir para dónde y luego retornaba. Trascendió que cerca de las 3:00 de la madrugada del domingo, en una de las idas del joven, tres sujetos se acercaron presuntamente con la intención de robar, y como Jean Carlos no se dejó quitar lo suyo, se generó una discusión y un forcejeo en el que los individuos lo hirieron con un vidrio en su brazo izquierdo y posteriormente se fueron.

El cadáver quedó tendido en el patio de una casa en ruinas y abandonada

Por un buen trecho de la calle 4 de Diciembre, los funcionarios del Cicpc, que acudieron al lugar del hecho a levantar el cadáver, observaron rastros de sangre, por lo que presumen que una vez herido el muchacho caminó varios metros hasta desplomarse en la casa en ruinas. A mitad de la calle había trozos de vidrios rotos, que pudieran ser parte de la botella con la que se cometió el crimen.

Los investigadores procedieron a trasladar el cuerpo hasta la Medicatura Forense, mientras que el tío de la víctima fue llevado hasta la Subdelegación de Cicpc en Caña de Azúcar para que rindiera las debidas declaraciones.

Hasta los momentos no se descarta ninguna hipótesis respecto a este caso, incluso se presume que el móvil del crimen fue una pelea entre borrachos, por una botella de licor, aunque habrá que esperar los resultados de las investigaciones para saber a ciencia cierta por qué le quitaron la vida a Ordóñez Rojas.

EA/DF

COMPARTIR