Charlotte ha tenido tres días consecutivos de protestas por la muerte de Keith Lamont Scott y otros casos en los que se acusa a la policía de racismo.

Cientos de manifestantes se mantuvieron en las calles de la ciudad estadounidense de Charlotte cuyo gobierno impuso un toque de queda ante las protestas registradas por tres días consecutivos.

Las autoridades de esa ciudad de Carolina del Norte emitieron el toque de queda para el primer minuto del viernes y hasta las 06:00 horas (local).

Sin embargo, cientos de personas seguían en las calles en desafío a la orden de las autoridades, sin que se registraran enfrentamientos o detenciones en los primeros minutos.

El caso de Keith Lamont Scott, quien fue baleado por la policía el martes en Charlotte, desencadenó las protestas que han llegado a tener episodios de violencia en esa ciudad del este de EE.UU.

Un hombre murió luego de quedar gravemente herido la noche del miércoles en un presunto enfrentamiento entre civiles, además de que 44 personas fueron detenidas por los disturbios ocurridos la víspera.

Este jueves, la alcaldía dijo que “no hay reportes de agentes o civiles heridos durante las protestas de esta noche”.

Policías antimotines dispersaron sin violencia a manifestantes que intentaron bloquear una autopista en Charlotte.

“¡Manos arriba, no disparen!”, gritaban muchos manifestantes que ocuparon calles cercanas al centro gubernamental, vigilado con refuerzos de la Guardia Nacional.

Otros exigían la publicación de videos del tiroteo en el que murió Keith Lamont Scott, pues una versión dice que el hombre provocó la respuesta letal de la policía al sacar un arma, y otra versión dice que tenía un libro en la mano.

Una de las pocas confrontaciones sin violencia con la policía ocurrió cuando un grupo de personas intentó cortar el paso de una autopista que cruza Charlotte, pero la policía antidisturbios impidió la acción.

La policía local ha sido reforzada con elementos de la Guardia Nacional debido al estado de emergencia declarado por el gobierno de Carolina del Norte ante las protestas.

El toque de queda se mantendrá en vigor durante cada noche del estado de emergencia declarado por el gobernador de Carolina del Norte, Pat McCrory, o hasta que sea revocado por las autoridades. Agencias

 

 

COMPARTIR