«Hoy hemos tenido un día de pueblo en la calle, y cuando eso pasa, hay paz. Hoy pretendieron asaltar el poder y los hemos derrotado otra vez, a los golpistas, a la derecha corrupta intervencionista», sentenció el presidente de la República, Nicolás Maduro, desde una avenida Bolívar llena de pueblo.

Allí los presentes vitoreaban: «No volverán», mientras que el jefe de Estado continuó ofreciendo sus palabras para decir, a manera de reflexión: «¿Qué quería hoy la oposición en la calle?», e inmediatamente surgió una respuesta: «Uno se puede preguntar: ¿Qué querían ellos? ¿Qué piden ellos? Por un lado sale Julio Borges, sale a decir que él lo que quiere es entregar una carta al defensor del pueblo».

Julio Borges, el jefe del golpe de Estado

Planteamiento del legislador de derecha que enciende las alarmas, razón por la que el Mandatario lo pone en duda y le responde advirtiendo, dada la intención de socavar la tranquilidad del país, «eres el jefe del golpe de Estado, después no te quejes cuando la justicia llegue hasta ti, te lo estoy diciendo con tiempo, estoy decidido a defender mi Patria y a defender a mi pueblo, y no voy a retroceder ni un milímetro en defensa de la verdad, la Constitución y la paz».

Recordó a los presentes que la oposición, a través de la mesa de diálogo, pidió «reuniones, y autoricé a varios voceros a que se reunieran con ellos en privado, y ellos, además, pidieron que el defensor del pueblo y presidente del Poder Ciudadano, Tareck William Saab, recibiera una carta de parte de ellos (…) Si ellos quisieran enviar o entregar una carta, no necesitarían convocar a eventos violentos, ni atacar a la policía, la Guardia, saquear comerciantes, quemar metrobuses y bibliotecas… Es el guión para lavarse la cara, engañar a sus seguidores».

«¿Una carta para qué quieren entregar?, para solicitar que el Poder Ciudadano inicie un proceso para la destitución de los magistrados de la Sala Constitucional. Ellos engañaron a sus seguidores y dijeron que habían destituido a todos los magistrados (el año pasado)… Este año dijeron que este año los iban a destituir y punto —dijo Julio Borges—». Prosiguió el Presidente, «eres tú el responsable de la violencia y serás el responsable ante la justicia».

Ningún magistrado puede ser destituido

El Mandatario ratificó que ellos no «pueden destituir a ningún magistrado, primero porque no tienen las dos terceras partes; segundo, porque están en desacato constitucional; y tercero, porque no hay razones jurídicas para que el Poder Ciudadano inicie un proceso y califique a los magistrados y solicite a la Asamblea Nacional su destitución.

«No hay razones!», acotó, e informó: «Ya el presidente del Poder Ciudadano, Tareck William Saab, emitió un pronunciamiento oficial, donde no hay motivos y, por lo tanto, no hay proceso de destitución de los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ)».

Así que «caso cerrado (…) Debemos saber la verdad, debemos estar bien informados», sostuvo al invitar al pueblo «a estar informados y tener un criterio y una conciencia crítica acerca de los acontecimientos de golpe de Estado que estamos derrotando en Venezuela».

PP/AP/EG

COMPARTIR