El Consejo de Defensa de la Nación fue instalado y declarado en sesión permanente ayer por el presidente de la República, Nicolás Maduro, en compañía de las máximas autoridades de los Poderes Públicos del país.

“Voy a dejar instalado el Consejo de Defensa de la Nación para que implementemos las consultas necesarias y suficientes bajo las distintas modalidades del diálogo social e institucional y podamos muy pronto darle resultados a nuestro pueblo”, expresó Maduro desde el Salón Sol del Perú del Palacio de Miraflores.

Precisó esta iniciativa tiene como finalidad atender con la mayor sabiduría y criterio posible la coyuntura que se presenta en el fin de año 2016, e instó a planificar un conjunto de jornadas de consulta nacional con todos los sectores del país para garantizar su bienestar.

Con esto el jefe de Estado activa el artículo 323 de la Constitución, el cual establece que “El Consejo de Defensa de la Nación es el máximo órgano de consulta para la planificación y asesoramiento del Poder Público en los asuntos relacionados con la defensa integral de la Nación, su soberanía y la integridad de su espacio geográfico”.

Consultas permanentes

El jefe de Estado mencionó cuatro aspectos fundamentales que deben ser tratados en la sesión permanente del Consejo de Defensa de la Nación.

El primer punto que planteó es precisamente el diálogo político bajo un espíritu de paz, unión, convivencia, concordia y los preceptos establecidos en la Constitución.

Como segundo elemento rescató el sector económico que enmarca la Gran Misión Abastecimiento Soberano, el Consejo Nacional de Economía Productiva, los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), los motores de la Agenda Económica Bolivariana y la recuperación de los precios del petróleo.

El tercer punto tiene que ver con el esfuerzo por la paz y la justicia, explicó Maduro. “Venezuela debe cerrar el capítulo de violencia política. Nadie puede seguir, como se lo decía a un diputado opositor, creyendo que por la vía de la violencia, de cultivar la intolerancia y el odio, pueden hacerse con las cosas”, indicó.

Agregó que no pueden ser tolerados hechos de violencia como los del año 2002, las Guarimbas del 2014, ni caer en desacato y desconocimiento de las instituciones y de la Constitución.

De igual forma, propuso el fortalecimiento, expansión y despliegue de la Comisión por la Verdad, la Justicia y Reparación a las Víctimas, con el propósito de eliminar la violencia política en el país.

La persecución internacional que vive Venezuela es el cuarto aspecto que plantea el Presidente y se debe consultar, lo cual implica defender los derechos a la autodeterminación, la paz y la soberanía de la Nación ante las intenciones injerencistas internacionales.

Escenario de encuentro

El jefe del Estado convocó a la derecha venezolana al diálogo político, ante la negativa de algunos dirigentes de asistir a la reunión que se efectuará el 30 de este mes en la isla de Margarita, estado Nueva Esparta, entre el Gobierno Bolivariano y algunos sectores opositores.

Puntualizó que el Consejo de Defensa de la Nación debe evaluar los escenarios de ese diálogo, por la paz, por la prosperidad y la felicidad de Venezuela, e invitó a todos los actores institucionales y al pueblo a incorporarse.

Maduro destacó que este país ha demostrado que el camino es el de la democracia participativa y protagónica. “Venezuela tiene un hermoso proceso de diálogo social con los trabajadores, con los campesinos, con los movimientos profesionales, con todos los sectores sociales. Es un diálogo permanente”, afirmó.

Defensa permanente

El mandatario nacional recordó este Consejo que fue activado en marzo del 2015 como respuesta al decreto emanado por el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, que declaraba a Venezuela como una amenaza inusual y extraordinaria para su país.

“Fue un instrumento extraordinariamente útil para denunciar internacionalmente esta infamia contra nuestra Patria. Hemos tenido una buena experiencia en el año 2015 para enfrentar una situación que jamás buscamos ni quisimos y que rechazamos en todas sus partes”, manifestó Maduro, al tiempo que agradeció el apoyo brindado por la comunidad internacional ante ese decreto.

En este sentido, el Presidente resaltó que la Carta Magna va a seguir demostrando su capacidad para regular de manera democrática y en paz, todo el desarrollo de la vida política, institucional y económica del país en tiempos de profundas transformaciones.

“Fue pensada para el equilibrio de los Poderes. Fue pensada para que el poder más importante de una República, el poder del pueblo, estuviera como protagonista de toda la vida social, institucional de nuestro país”, aseveró.

Maduro añadió que el máximo documento de la Nación, promulgado en 1999, ha hecho visible ser superior a todos los conceptos de la democracia representativa burguesa.

Conmemoración

Por otra parte, el mandatario nacional conmemoró ayer el aniversario del nacimiento de “El Siervo de Dios” Dr. José Gregorio Hernández.

“Yo me declaro el abogado defensor de José Gregorio Hernández ante el Vaticano, y pido todas sus bendiciones por la paz de la República. Venezuela es tan bonita que nuestro pueblo tiene un santo que lo protege y que lo acompaña. Quién no le ha rezado a José Gregorio”, manifestó.

Asismimo, saludó a su homólogo, el presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Evo Morales Ayma, con motivo de su cumpleaños número 57.

“Líder de Suramérica, jefe indio, ¡Felicidades! Estoy seguro que el pueblo en las calles lo saluda”, expresó Maduro. Resaltó cuánto pueden las naciones aprender de Morales, de su paciencia histórica y de su sabiduría ancestral.

A la reunión también asistieron el vicepresidente Ejecutivo y los ministros para la Defensa, para Relaciones Interiores, Justicia y Paz, para Relaciones Exteriores y para la Planificación y Desarrollo, como lo establece la Constitución de la República.

En referencia a la ausencia del presidente de la Asamblea Nacional (AN), Henry Ramos Allup, al Consejo de Defensa de la Nación, aun cuando la Constitución lo establece como máximo rector del Poder Legislativo, el mandatario nacional lamentó que continúe en desacato de esta y no quiera dialogar. “Sigue impulsando un verbo de intolerancia, de odio. Aquí se queda su silla por ahora vacía, nuevamente”, dijo.

El presidente Maduro aseguró que espera que la oposición entre en razón y sepa que es necesario impulsar una democracia movilizada donde haya ferviente defensa de las ideas de cada uno; y que se instalen los mecanismos de encuentro, de diálogo y de debate permanente.

“Yo soy un Presidente dialogante, estoy listo para dialogar con él (Ramos Allup). Él con sus posiciones y yo con nuestras proposiciones”, apuntó.

JRF/CCCS

COMPARTIR