Con el proceso de diálogo nacional que se mantiene entre representantes del Gobierno y sectores de oposición, quienes avanzan en acuerdos para la estabilidad, ha reinado la paz en el país, indicó el presidente de la República, Nicolás Maduro, este domingo.

“Con el diálogo, con nuestra bandera de la paz, con nuestra moral, con nuestro espiritualidad, con nuestra razón, nosotros hemos evitado un baño de sangre en Venezuela, y hemos hecho reinar la paz y la tranquilidad”, expresó en su programa Contacto Con Maduro, transmitido desde el Museo de Bellas Artes, en Caracas.

En dicho espacio, destacó la instalación de las mesas de diálogo, que este sábado 12 de noviembre celebraron su segunda reunión plenaria en Caracas, con la presencia de acompañantes internacionales como monseñor Claudio María Celli, enviado especial del Papa Francisco; Ernesto Samper, secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), y los expresidentes José Luis Rodríguez Zapatero (España), Leonel Fernández (República Dominicana) y Martín Torrijos (Panamá).

En ese encuentro, el Gobierno Nacional y los representantes de la oposición venezolana acordaron asumir una hoja de ruta que permita normalizar la relación entre los poderes del Estado y aplicar medidas para superar la coyuntura económica nacional.

Como parte de los acuerdos, Maduro mencionó el trabajar de manera conjunta para combatir el boicot a la economía del país y priorizar la adopción de medidas para el abastecimiento de medicamentos y alimentos; en el marco político, acordaron avanzar en la resolución de la situación de desacato de la Asamblea Nacional (AN) y trabajar en el marco legal para el nombramiento de los dos rectores del Consejo Nacional Electoral (CNE) cuyo periodo de gestión se vence en diciembre.

Ambas partes acordaron y ratificaron, además, su compromiso para convivir en paz, tarea expresada en el documento íntegro suscrito este sábado.

“El diálogo es el camino para construir una paz de coexistencia pacífica de los modelos”, dijo Maduro, quien señaló que la continuidad de esas mesas además se cimienta sobre la base de respeto a las diferencias, “porque nosotros no vamos a renunciar a hacer la revolución, no vamos a un diálogo a firmar rendición con nadie”.

Bienestar del pueblo, el objetivo

En su programa, el presidente Maduro reiteró que el objetivo único de la Revolución Bolivariana es el bienestar del pueblo, la estabilidad del país y la consolidación de la paz.

“A mí no me obsesiona ser candidato ni reelección ninguna. Mi única obsesión es la recuperación económica de Venezuela; son las misiones y grandes misiones y su continuidad, es la generación de empleo para el pueblo y consolidar la paz mi única obsesión. De resto, todo lo demás, lo dejo de lado”.

En ese sentido, subrayó la necesidad de respetar los precepto de la Constitución Bolivariana, por lo que llamó a sectores de la oposición política a evitar tomar caminos distintos a los señalados en el texto fundamental.

“La Constitución está muy clara y la agenda electoral está muy clara”, agregó.

Apoyo internacional

De igual forma, el Presidente agradeció este domingo el acompañamiento internacional en las mesas de diálogo con la oposición, convocadas por el Gobierno Bolivariano para establecer un clima de paz y concordia en el país.

“Agradezco a nombre de toda nuestra patria el papel que están jugando los acompañantes internacionales de la Unasur, los expresidentes y el enviado del Papa Francisco, muchas gracias”, expresó Maduro, quien agradece el comportamiento de altura ética y máximo respeto mostrado por estos actores.

Señaló que establecido el diálogo, con presencia de los acompañantes, no quiere decir que no existan diferencias, pero sí indica que se está haciendo un esfuerzo, porque “Venezuela va mucho más allá de los partidos políticos, aunque son muy importantes los partidos políticos”.

“Venezuela ha adquirido una cultura democrática, del hacer, del protagonismo que soñábamos en 1999 y que ya es una realidad, valores del protagonismo político que tiene que prevalecer por encima de los antivalores del odio, de la intolerancia, del golpismo, de la muerte”.

Por otra parte, el mandatario venezolano pidió altura y seriedad en el comportamiento y compromiso de ambas partes, y que se respeten los acuerdos establecidos en las mesas de trabajo, así como que no se tergiverse la información que emana de ellas.

Decreto injerencista

Igualmente, Maduro anunció que exigirá nuevamente en nombre del pueblo de Venezuela la derogatoria del decreto firmado por el gobierno de Estados Unidos (EEUU), que declara a la nación suramericana como una amenaza inusual y extraordinaria.

El mandatario reiterará la solicitud en una conversación que prevé sostener con el secretario de Estado de EEUU, John Kerry.

“Es una infamia que yo aspiro que Barack Obama corrija antes que salga de su gobierno y así se lo voy a solicitar al secretario John Kerry, que Barack derogue el decreto que declaró a Venezuela amenaza inusual, que Barack Obama antes del 20 de enero se despida con un mensaje de paz para Venezuela, sería un gran legado”, sostuvo.

Reiteró que en varias oportunidades ha enviado cartas al presidente saliente de EEUU y no ha recibido respuesta de ningún tipo. “Nosotros pudimos haber roto relaciones diplomáticas” pero “hemos tomado el camino del diálogo, del diálogo con todos”.

“Presidente Barack Obama: usted se puede ganar la admiración y el respeto de Venezuela si tiene la valentía de firmar un decreto derogando aquel infame decreto que dice que nuestra patria amada es una amenaza para su país (…) ojalá tenga usted la grandeza para eso”, fue el mensaje del presidente Maduro a su homólogo estadounidense.

COMPARTIR