El presidente de Argentina, el empresario Mauricio Macri, admitió este sábado que los problemas económicos de la nación suramericana no estarán resueltos este año, aunque había dicho en varias oportunidades que el panorama mejoraría en el segundo semestre.

Durante una conferencia con la prensa europea, Macri subrayó: “No dije que la Argentina iba a estar con todos sus problemas resueltos en el segundo semestre”, en alusión al plazo que su propio gobierno había puesto para la reactivación de la economía.

El Presidente argentino planteó que la “baja drástica de la inflación” será recién en los últimos tres meses del año, y advirtió que la reactivación del país “es un camino largo”, refiere el medio Página 12.

“Todos los sectores de la exportación están funcionando mejor, aunque hay otros sectores que claramente no”, puntualizó Macri, quien ratificó que “el segundo semestre iba a ser mejor que el primero” e insistió que “este es un camino largo, las cosas no pasan de un día para el otro sino dando pequeños pasos todos los días”, planteó.

Ante la ola de despidos masivos y el alza de tarifas de los servicios públicos, Macri dijo que eran “medidas muy difíciles (…) por eso tomamos medidas sociales importantísimas”, indicó Telesur.

Desde que Macri llegó a la presidencia, el 10 de diciembre de 2015, un total de 107.000 trabajadores han perdido sus empleos. A los despidos del sector público se le suman los del área privada en ramas como la construcción, metalúrgica, laboratorios farmacéuticos, comercio, frigoríficos, gastronómicos, editoriales, minería, textiles, indumentaria y servicios, además de 7.865 suspensiones.

Además de los despidos la política de Macri se ha centrado en los aumentos de los servicios y la eliminación de subsidios, entre ellos los de la energía eléctrica. En febrero de este año, el ministro de Energía del Gobierno, Juan José Aranguren, anunció la entrada en vigencia del aumento de 500% en la tarifa del servicio eléctrico. (AVN)

COMPARTIR