Según una encuesta de Datafolha, Lula da Silva ganaría una primera vuelta electoral con el 22 o 24 por ciento de los votos.

El expresidente de Brasil y líder del Partido de los Trabajadores (PT), Luiz Inacio Lula da Silva, lidera la intención de voto para las elecciones presidenciales de 2018, así lo revela una encuesta de la empresa Datafolha.

Lula da Silva, quien dejó la presidencia del país como uno de los mandatarios más populares, lidera con 22 y 24 por ciento la intención de voto respecto a las diferentes simulaciones de posibles candidatos para los próximo comicios presidenciales.

El estudio indica que a pesar de estos resultados, al exmandatario se le complicaría la situación en una segunda vuelta electoral

Respecto a esto, Datafolha indica que en la primera ronda de elecciones, la exsenadora y su antigua ministra Marina Silva, obtendría el 17 por ciento del apoyo, mientras Aécio Neves, candidato del conservador Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) lograría el 14 por ciento.

Sin embargo, el sondeo indica que en una eventual disputa directa en la segunda vuelta, Lula podría obtener la minoría de apoyo.

Si se presenta contra Silva, ésta obtendría el 44 por ciento del apoyo mientras que Da Silva se llevaría 32 por ciento de los votos. En el caso de que le toque enfrentarse a Neves, el líder del PT sería apoyado por el 35 por ciento de los electores frente al 40 por ciento de su contrincante.

Datafolha añade en su informe que 1 de cada 3 brasileños no sabe quien es su presidente.

Lula da Silva enfrenta una campaña de desprestigio por parte de sectores opositores que buscan empañar los logros sociales de su Gobierno y el de Dilma Rousseff.

Durante su gobierno, que inició en el año 2003, se crearon más de 15 millones de puestos de trabajo y disminuyó la pobreza al sumarse 40 millones de brasileños a la clase media.

Se crearon programas sociales como Hambre Cero, Bolsa de Familia, Luz para Todos y Agricultura Familiar. Estos permitieron un aumento de la renta per cápita, el acceso de la población más pobre a bienes y el fortalecimiento del mercado interno. Logros que se ven empañados con los recortes de la actual gestión y que en definitiva peligran si la derecha logra su propósito de sacar a la presidenta por medio del golpe parlamentario.

COMPARTIR