El ex dignatario brasileño Luiz Inácio Lula da Silva anunció hoy a más de 50 mil simpatizantes reunidos en Curitiba que está preparándose para ser candidato a las elecciones presidenciales de 2018.

 

Nunca tuve tanta voluntad como ahora de hacer más y mejores cosas, y de probar otra vez a la élite que un metalúgico con cuarto grado de primaria puede arreglar el país, manifestó Lula poco después de prestar testimonio durante alrededor de cinco horas ante el juez federal Sergio Moro, en el ámbito de la operación anticorrupción Lava Jato.

Visiblemente emocionado por la cálida acogida de los manifestantes congregados en la plaza Santo Andrade desde las primeras horas del día, Lula dijo que no tenía palabras para agradecerles y aseguró que ‘si no fuera por ustedes, no soportaría lo que están haciendo conmigo desde hace más de dos años’.

En ese sentido, relató que en la audiencia de hoy significó que en los últimos 12 meses solo el (telenoticiario) Jornal Nacional (producido por la Red Globo) dedicó 18 horas a difundir materiales negativos sobre él.

Son 12 partidos de fútbol entre el Real Madrid y Barcelona, enfatizó Lula, quien denunció esa tentativa de aniquilarlo antes del día cuando será juzgado.

Habrá un momento en el cual la historia mostrará que nunca antes en Brasil alguien fue tan perseguido y masacrado como yo, manifestó antes de expresar que ‘si un día yo hubiera cometido un error, quiero ser juzgado antes que por la justicia, por el pueblo’.

Refiriéndose a lo ocurrido esta tarde en la sede de la Justicia Federal de Curitiba, contó que pensaba sus acusadores mostrarían una escritura, un documento, un recibo de pago probatorio de su presunta propiedad del inmueble que se le adjudica y por el cual es procesado.

‘Pero nada de nada’, dijo y comentó que solo le preguntaron por personas a quienes conoce y de las cuales no se avergüenza.

Lula remarcó además que acudirá a cuantas audiencias sea citado y dará los testimonios necesarios, porque ‘si hay un ser humano en busca de la verdad, soy yo’.

La aclamada intervencion del fundador del Partido de los Trabajadores (PT) fue precedida por la de la expresidenta Dilma Rousseff, quien recordó que el golpe parlamentario-judicial del cual fue víctima fue solo el primero.

Después dieron otro al aprobar un techo de gastos por 20 años para la educación y la saud, y ahora conspiran para aprobar la más grave modificación de la legislación que protege a los trabajadores y del sistema de pensiones, con lo cual muchos se verán impedidos incluso de jubilarse.

Dilma también denunció los intentos por inviabilizar la candidatura de Lula por medios que definió como absurdos, injustos y persecutorios, y expresó su convicción de que con la fuerza y la inmensa alegría demostrada hoy por los reunidos allí será posible derrotar el mounstruo de la arbitrariedad y la injusticia.

COMPARTIR