Un portavoz de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU informó el jueves que se registró formalmente una solicitud presentada por el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva en la que denuncia ser víctima de una persecución política en su país. La organización indicó que se trata de una formalidad que no implica su admisibilidad.

El líder del Partido de los Trabajadores (PT) enfrenta juicios por supuesta corrupción, lavado de dinero, tráfico de influencias y obstrucción de la justicia en el marco de la investigación Lava Jato (lavadero de autos) sobre millonarios desvíos de dinero en la petrolera brasileña Petrobras.

La denuncia denominada oficialmente “comunicación” presentada por los abogados del exmandatario el pasado mes de julio, denuncia diversas violaciones al Pacto Internacional de Derechos Políticos y Civiles adoptado por la ONU por parte del  juez federal Sérgio Moro y los fiscales de la operación Lava Jato sobre el caso Petrobras.

A pesar que aun la comisión debe examinar la imputación para determinar si es o no admisible, la misma ya ha sido legalmente transmitida a la misión de Brasil en Ginebra, que “tiene dos meses para presentar observaciones,.. En total, el tratamiento de una denuncia puede durar hasta 5 años”, indicó el representante de la comisión.

La defensa de Lula alega que existe evidencia de la  “privacidad de la libertad”, como la sufrida por el exjefe de Estado el pasado 4 de marzo, cuando Lula fue conducido por la Policía sin ningún sustento legal hasta una comisaría para prestar declaración forzada por supuesta implicación en la corrupción en Petrobras.

Otros de las aspectos que se sustenta esta denuncia es la “divulgación de material confidencial para la prensa” y la divulgación de conversaciones de Lula, las cuales habían sido interceptadas previamente por orden de Moro.

TS/RM/

COMPARTIR