Gracias al trabajo coordinado del componente cívico militar responsable de la óptima operatividad del hospital Luis Razetti, fue localizado un lote de material médico quirúrgico en  el segundo piso de la institución.

Así los informaron el director del centro hospitalario, Arquímedes Colmenares León y Joel Meneses, comisionado por el despacho del gobernador en apoyo externo a la salud en el estado Barinas, quienes indicaron que el trabajo de supervisión e inspección diaria en todas las áreas del hospital por parte del equipo de seguridad interna no se detiene.

Se ha detectado en el segundo piso gran cantidad de cajas de scalp pericraneal, botas y batas quirúrgicas, guantes, gasas, bisturís, centros de camas, entre otros materiales.

“Esto es grave y lamentamos que esta situación continúe dándose en el hospital, en tal sentido hemos propuesto a la comisión supervisora personalizar los lockers de cada trabajador y cualquier irregularidad que se presente, será objeto de sanción o medida, de acuerdo a la falta, que también podría considerarse delito”.

Afirmó que de inmediato se iniciaron las investigaciones y de los responsables se encargarán los organismos competentes.

“Quiero hacer un llamado a la conciencia de todos los trabajadores y trabajadoras para que tengan siempre en cuenta que somos responsables de la salud de las personas que a diario acuden al hospital y que requieren de estos insumos. Con la sustracción de este material limitamos la atención adecuada y de calidad”.

Por su parte, Joel Meneses,  destacó el gran trabajo que se realiza con los cuerpos de seguridad del estado y la seguridad interna del hospital para detectar cualquier tipo de irregularidad que se presente en la institución.

“Nosotros, junto al poder popular y el equipo político de la parroquia Corazón de Jesús, apoyamos a la dirección del hospital y a los efectivos de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana para evitar cualquier tipo de delito que afecte los pacientes, y en este caso sabemos que ese material más adelante sería sacado y vendido en una especie de bachaqueo de la medicina. Esta situación afecta el control rutinario de cada paciente”.

COMPARTIR