Este miércoles la autodenominada Mesa de la Unidad Democrática (MUD) anunció que el próximo jueves 3 de noviembre convocará a una marcha hasta el Palacio de Miraflores, en el centro de Caracas, para exigirle al presidente de la República, Nicolás Maduro, que entregue el mandato constitucional que le fue conferido por mayoría popular a través del voto.

Durante una concentración convocada por la alianza opositora en la autopista Francisco Fajardo, en Caracas, el secretario general de Acción Democrática, Henry Ramos, instó a sus seguidores a exigirle a la Asamblea Nacional (AN) -que él mismo preside- que en sus próximas sesiones declare al presidente Maduro en abandono del cargo con el fin de lograr su destitución.

El diputado de derecha indicó que una vez declarado el abandono del cargo -declaración que debe ser avalada por un abandono del cargo real, público y notorio, en que el Presidente Maduro no ha incurrido- será convocada una marcha hasta el palacio presidencial para exigirle al  Mandatario nacional el “acatamiento” de dicha declaración, a pesar de la condición de nulidad en que se encuentra el Parlamento venezolano por desacato a la Constitución.

“El 3 de noviembre se lo vamos a notificar (…) y no lo vamos a hacer a través de los medios, ni desde la Asamblea Nacional, lo vamos a hacer en una manifestación que va a llegar hasta el Palacio de Miraflores”, aseguró.

A pesar que la constitución establece que el abandono del cargo puede ser declarado pasados los cinco días de ausencia del país por parte del presidente de la República, sin previa notificación al Parlamento -falta en la que el presidente Maduro no ha incurrido- la MUD insiste en engañar a sus seguidores con esta nueva promesa sin argumentos legales que la sustenten.

Como parte de esta nueva promesa, el diputado del partido de extrema derecha Voluntad Popular, Freddy Guevara, añadió un detalle en la agenda golpista de la MUD: además las acciones nulas y sin fundamento legal por parte del Parlamento en desacato, hizo un llamado para este viernes a una huelga general en todo el país.

“Yo sé que todos estamos desesperados, pero tenemos que utilizar el último recurso que nos queda: declarar desde la Asamblea Nacional el abandono del cargo de Nicolás Maduro”, expresó.

En sus discursos los dirigentes de la derecha intentaron apaciguar los ánimos de sus seguidores que estallaron en rabia y frustración (incluso algunos lloraron), cuando fueron convocados a mantener la calma y no dirigieron la marcha hasta Miraflores a ejecutar el golpe de Estado que la MUD, con apoyo de algunos medios de comunicación privados, prometió durante los últimos días.

AVN/

COMPARTIR