Así como los videos chimbos de Wilmer Azuaje, la denuncia interpuesta por Julio César Reyes en la Defensoría del Pueblo por la supuesta paralización de la obra en remodelación del Comedor Popular “Dr. Manuel Palacio Fajardo” tampoco tiene fundamentos.

La oposición barinesa decidió divorciarse de la seriedad y mandar la verdad de vacaciones. La profesora Nancy Guzmán, Secretaria Ejecutiva de Desarrollo Social de la Gobernación del Estado, fue enfática al recordar que el Ejecutivo Regional ha asignado los recursos necesarios para continuar favoreciendo a todas las personas de escasos recursos con una buena alimentación y una dieta balanceada de primera calidad.

Y lo hace porque en los principios de la revolución bolivariana y en el mandato de líder fundador queda claro que el bienestar del pueblo prima por sobre todas las cosas. El ser humano es el centro de la política del gobierno bolivariano.

Esta obra fue contratada en fecha 24 de noviembre del 2015 por la empresa Proyectos CMS C.A, representada por Alcides Giménez Marín y efectivamente fue ejecutada con recursos FCI, por un monto de 10 millones de bolívares para un lapso de ejecución de cuatro meses, explicó la profesora Guzmán.

No obstante, Guzmán, asegura que según información ofrecida por Doris Heredia, ingeniero inspector responsable de la supervisión de la obra, se constató que está a punto de culminarse y que será puesta al servicio en la fecha prevista antes mencionada, y por lo cual se están realizando los trámites administrativos correspondientes.

Asimismo, el Mayor Edgar Chacón, Secretario de la SIOT, informó que para el año 2016 se estableció una contratación para una II etapa, con recursos FCI, por un valor de 12 millones de bolívares.

OTRA MENTIRA DE LA OPOSICIÓN.

En cuanto a la presunta violación de los derechos al trabajo y a la alimentación, denunciados por el dirigente político de la derecha, no existe la menor intención del poder ejecutivo de violentar dichos derechos, por el contrario, destaca Guzmán, “en el mes de diciembre del 2015 los beneficios del comedor popular fueron atendidos en las instalaciones del comedor de IRDEB, garantizándole el suministro alimentario a una población promedio de 180 personas diarias, destacando entre ellas personas con discapacidad, adultos mayores, mujeres embarazadas y personas de mayor vulnerabilidad”.

Así mismo, añadió Guzmán, el personal al servicio del comedor popular, unas 69 personas, continua percibiendo su remuneración y demás beneficios salariales de manera continua, contando además con el servicio de 7 de estas personas en el programa social “Casa de Los Abuelos”, adscritos a la Secretaria ejecutiva de Desarrollo Social.

COMPARTIR