El alcalde de Caracas, Jorge Rodríguez, aseguró que el Gobierno de Nicolás Maduro está obligado a ser optimista frente a los diálogos con los dirigentes de oposición, pues se trata de un hecho que ha promovido desde mayo.

En una entrevista a teleSUR, aseguró que ya se comienzan a ver los resultados de las negociaciones, entre ellos, mencionó la suspensión de la marcha hacia Miraflores, sede de Gobierno venezolano, que la oposición había convocado para este jueves.

Asimismo, consideró otro logro de los diálogos que este sector haya abandonado la idea de llevar a cabo un enjuiciamiento político contra el presidente Maduro al reconocer que se trata de una acción no contemplada en la Constitución de este país.

“Siempre es mejor hablar que recurrir a la violencia, siempre es mejor intercambiar argumentos que intercambiar balas”, sentenció el alcalde de Caracas. Sin embargo, advirtió sobre el doble rasero de los dirigentes de la oposición y señaló como un elemento pesimista que permanezca un grupo violento dentro de la dirigencia opositora.

En relación a esto, reveló que existía un plan para contratar francotiradores que actuarían en la marcha opositora hacia Miraflores y calificó de irresponsables a aquellos dirigentes que persistían en la idea de la concentración que se encontraría con los venezolanos que defienden la gestión de Maduro y se reúnen con frecuencia en el lugar.

El 30 de octubre se realizó la primera reunión de diálogo formal entre el Gobierno y la oposición venezolana. En el encuentro se acordó crear cuatro mesas de trabajo enfocadas en el respeto a la soberanía, la reparación a las víctimas, el cronograma electoral y la situación económica del país.

El próximo 11 de noviembre será el nuevo encuentro de la mesa general de diálogo.

COMPARTIR