En respuesta a la discusión del proyecto de Ley de Emolumentos del Personal Docente al servicio de las instituciones educativas oficiales dependientes del Ejecutivo Nacional, Estadal y Municipal, que promueve el bloque opositor en la Asamblea Nacional, el vicepresidente de la República, Aristóbulo Istúriz, pidió a la población comparar las condiciones de los trabajadores de la educación en la cuarta República y en la actualidad.

El pueblo, comentó, tiene que recordar cuántos contratos colectivos se firmaron en el pasado y bajo qué condiciones; cuántas huelgas tuvieron que hacer los docentes y cuántas clases se perdieron; “ahora se firmó un contrato colectivo único, de todos los trabajadores, que incluye a todo el mundo, no hay diferencia entre trabajadores administrativos, obreros y docentes”.

Entre 1983 y 1998 la inversión en educación fue de 33.201 millones de dólares, mientras que entre 1999 y 2014, a partir de la llegada de la Revolución Bolivariana, la inversión se ubicó en 208.145 millones de dolóres.

Istúriz, durante el programa Dando y Dando en Radio, que conduce junto a la periodista Tania Díaz por la señal de RNV Informativa, recordó que el contrato colectivo se firmó en medio de un escenario económico difícil y está siendo cumplido. “Mientras los docentes en Argentina y, en Brasil protestan, en Venezuela firmaron una nueva convención.”

El Vicepresidente de la República pidió recordar -además- que ninguna de las propuestas que se discutan en la Asamblea Nacional tiene validez, por encontrarse en condición de desacato.

La convención colectiva única de los trabajadores del Ministerio de Educación establece mecanismos para el acceso a la vivienda, la salud y la recreación, además contempla asignaciones especiales para trabajadores con hijos con discapacidad, un fondo autoadministrado de apoyo social y de salud que garantiza seguro de vida, hospitalización, cirugía y maternidad.

COMPARTIR