Hungría convocó para el próximo 2 de octubre un referéndum en el que los ciudadanos deberán decidir si aceptan o no el sistema de cuotas de reubicación de inmigrantes decidido por la Unión Europea (UE).

“¿Quiere que la UE tenga derecho a determinar una cuota obligatoria de ciudadanos no húngaros en Hungría sin el consentimiento del Parlamento?”, reza la pregunta a la que los votantes serán llamados a responder en las urnas.

En un comunicado el presidente del país, Janes Ader, justificó la convocatoria de la consulta en razón de la Constitución del país.

La consulta fue propuesta por el gobierno de Viktor Orban y aprobada por el Parlamento el pasado 10 de mayo. Será válida con la afluencia de al menos el 50% del electorado (cuatro millones de electores).

Según Orban, se trata de decidir sobre la independencia del país y hacer valer el derecho de elegir con quién convivir. La oposición democrática acusa a Orban de querer sacar al país de la UE siguiendo el ejemplo británico.

En virtud de cuanto establecido por la UE, Hungría debería acoger a unos 1.300 inmigrantes. El reparto de refugiados fue aprobado por mayoría por la UE en septiembre pasado, con el voto contrario de Hungría, República Checa y Eslovaquia.

Orban dijo entonces que la UE no tenía derecho de reconfigurar la identidad cultural y religiosa del continente.

Tras el anuncio de ayer de la presidencia de la República, el ministro de Información, Antal Rogan, recordó que Hungría será el primer país donde se votará sobre la política europea de inmigración, y los electores están llamados a expresar un mensaje de protesta contra esta política”Son los húngaros solo quienes deciden con quién convivir”, dijo. Agencias

COMPARTIR