Los argentinos tendrán que pagar para ver los partidos de fútbol desde sus casas, luego de que el presidente Mauricio Macri suspendiera el programa gubernamental implementado por el Gobierno de la expresidenta Cristina Fernández.

Imagínense que los venezolanos tuviéramos que pagar por ver los juegos de beisbol en televisión. Aunque en el presente es inimaginable esta situación en Venezuela, es importante recordar que la afinidad ideológica de la oposición venezolana con el presidente Mauricio Macri.

Pese a que había asegurado que “el fútbol seguirá siendo gratuito”, el mandatario parece haber olvidado su promesa, por lo que acceder a las transmisiones tendrá un costo entre 170 pesos mensuales y 300 pesos (de 11 a 19 dólares).

El monto sería el resultado de las negociaciones que adelantan con las empresas estadounidenses Turner y Fox, interesadas en comprar los derechos de los partidos por una cifra que tendría un mínimo de mil 800 y 3 mil millones de pesos anuales (197 millones de dólares) hasta 2019.

Al concretarse el negocio, el viejo fútbol codificado volverá a Argentina. Sin embargo, no se descarta que el abono llegue también a otras plataformas como Internet, que podría costar unos 300 pesos mensuales.

TS/

COMPARTIR