Cerca de una docena de policías resultaron heridos durante enfrentamientos con manifestantes después que un agente mató a un afroestadounidense, informaron hoy autoridades.

 

En la ciudad de Charlotte, Carolina del Norte, se produjeron anoche fuertes enfrentamientos entre uniformados y manifestantes después que un oficial disparó fatalmente contra un hombre negro en la tarde del martes.

Los que protestaban se enfrentaron con policías antidisturbios y bloquearon un tramo de la carretera interestatal 85, mientras imágenes de la televisión local en la mañana de hoy mostraban el saqueo de camiones bloqueados en la carretera, cuya carga era incendiada.

Hasta ahora se desconoce si hay detenidos entre los manifestantes y si alguno resultó herido en el enfrentamiento con los policías en las acciones que se desarrollaron en el barrio de University City, en el noreste de Charlotte, cerca del campus de la Universidad de Carolina del Norte.

La alcaldesa de de la ciudad, Jennifer Roberts, pidió calma y prometió una investigación exhaustiva sobre la muerte a tiros del afronorteamericano Keith L. Scott, de 43 años.

La muerte del sujeto ocurrió poco antes de la 4 de la tarde (hora local) cuando la policía realizaba un operativo para detener a otro persona en un complejo de apartamentos.

Los uniformados dijeron que abrieron fuego contra Scott, porque aparentemente estaba armado con una pistola y representaba una amenaza mortal inminente.

Sin embargo, familiares de la víctima afirman que este no estaba armado y que solo tenía en sus manos un libro mientras hacia tiempo para recoger a un niño de una escuela cercana.

Este hecho fue el último de una serie de incidentes que resultaron en las muertes de personas de raza negra a manos de la policía y que avivó la indignación en todo el país.

Lo de Charlotte ocurrió a escasos días después que un policía blanco en Tulsa, Oklahoma, mató a un hombre negro desarmado, según mostró el vídeo donde aparece el sujeto levantando las manos por encima de la cabeza.

El jefe de la policía de la ciudad de Charlotte, Kerr Putney, reconoció en rueda de prensa que Scott no tenía ninguna orden de detención pendiente.

Mientras tanto, en Facebook, una mujer que se identificó como la hija de Scott dijo que la policía había disparado sin provocación.

La policía acaba de disparar a mi papá cuatro veces por ser negro’, dijo la mujer en Facebook.

ro/lb

COMPARTIR