El Gobierno del presidente Nicolás Maduro manifestó este miércoles, en un comunicado, su rechazo en contra a la agresión de la que fue víctima el ciudadano venezolano Carlos Díaz, golpeado e insultado por efectivos policiales de Chile.

Díaz, quien reside en Santiago de Chile, recibió la golpiza tras intentar actuar en defensa de un ciudadano originario de Haití que era tratado violentamente por funcionarios policiales de Chile.

“El Gobierno de Venezuela exige al Gobierno de Chile una exhaustiva investigación sobre este caso, y determine las responsabilidades a que hubiere lugar por uso excesivo de la fuerza pública y detención arbitraria de un ciudadano venezolano, vulnerando gravemente sus derechos fundamentales”, señala la misiva emitido por la Cancillería venezolana.

A continuación comunicado íntegro:

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA
MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA
RELACIONES EXTERIORES

COMUNICADO

El Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela ha tomado conocimiento, con profunda preocupación, de la reciente y brutal agresión policial perpetrada contra el ciudadano venezolano Carlos Díaz por la acción desmedida de funcionarios Carabineros de Chile.

La República Bolivariana de Venezuela, fiel a su compromiso internacional con la promoción, protección y defensa de los Derechos Humanos, repudia categóricamente esta acción policial que evidencia una explícita violación a los derechos de nuestro connacional que intervino para preservar la integridad física de un ciudadano haitiano sometido también a un violento y desproporcionado procedimiento de detención, siendo ambos víctimas de vergonzosos insultos y discriminación racista y xenofóbica.

El Gobierno de Venezuela exige al Gobierno de Chile una exhaustiva investigación sobre este caso, y determine las responsabilidades a que hubiere lugar por uso excesivo de la fuerza pública y detención arbitraria de un ciudadano venezolano, vulnerando gravemente sus derechos fundamentales.

De igual forma, requerimos del Gobierno chileno una explicación oficial sobre estos reprobables hechos, de igual modo aprovechamos la presente para recordar que nuestro Gobierno aun aguarda por las obligatorias resultas ante el trato racista sufrido por el ciudadano venezolano Emilio Rentería en noviembre de 2014.

La República Bolivariana de Venezuela, al tiempo que manifiesta su preocupación por estas expresiones de xenofobia entre hermanos suramericanos, que son producto del odio y la intolerancia, hace un llamado a las autoridades competentes para que actos de naturaleza cruel y degradante no se repitan.

Caracas, 26 de octubre de 2016

AVN/

COMPARTIR