Una sicaria acabó con la vida del joven Aldair Gómez Mendoza, quien apenas contaba 20 años, en el sector Ciudad Lossada de Maracaibo, estado Zulia.

El nefasto hecho ocurrió el viernes en la tarde mientras la víctima iba al banco a pagar la universidad. El joven fue interceptado por un motociclista que de parrillera llevaba a una asesina a sueldo que, con  endemoniada puntería, alcanzó repetidas veces la humanidad del  jugador de la categoría sub 20 del Zulia Fútbol Club.

Los proyectiles impactaron la cabeza, el cuello, el pecho y la pierna de la víctima. Se trataba de un carajito sano que además de futbolista estudiaba ingeniería electrónica en la Universidad Santiago Mariño e ingeniería en Obra Civil en el Colegio Universitario de Maracaibo.

La hipótesis de que Aldair fuera confundido con alguno de sus hermanos cobra fuerza, toda vez que testigos que el joven al ver a la asesina apuntarlo con el arma alcanzó a gritar a los sicarios que estaban confundidos… pero es bien sabido que gatillero no es gente y ahí mismo reventaron al muchacho candelazo limpio.

Otra versión indica que fue la propia verduga a la que se le escuchó exclamar: “Este no era, nos equivocamos”.

Las autoridades están investigando este episodio fatal de los tantos que se viven en las tierra del sol amada.

105969c

DF/

COMPARTIR