El británico (Mercedes) se impuso en una interminable competencia desarrollada bajo la lluvia en el trazado de Interlagos para adjudicarse el Gran Premio de Brasil y ponerle incertidumbre al Mundial de la disciplina, que se resolverá recién en la última carrera.

El campeón vigente obtuvo su triunfo número 52 en la máxima categoría automovilística (el primero en territorio brasileño) en el marco de una prueba que fue interrumpida en dos ocasiones por la utilización de banderas rojas y que tuvo como matiz central al agua caída en el circuito paulista.

En ese contexto, Hamilton fue amo y señor durante todo el fin de semana. El tricampeón mundial ganó de punta a punta, con un insólito tiempo de 3h. 01m. 01s. 335/1000 para recorrer las 71 vueltas que finalmente se cumplieron, a pesar de los accidentes que motivaron interrupciones parciales.

Segundo llegó su compañero de equipo, el alemán Nico Rosberg (Mercedes), quien todavía ostenta la punta del campeonato por apenas 12 unidades, mientras que tercero, en un carrerón, se clasificó el holandés Jos Verstappen (Red Bull), que diseñó una espectacular reacción en el tramo final, al ejecutar -al menos- siete sobrepasos, tras quedar relegado por una salida de pista.

El finlandés Kimi Raikkonen (Ferrari), el brasileño Felipe Massa (Williams), el sueco Marcus Ericsson (Sauber) y el francés Romain Grosjean (Haas) fueron algunos de los involuntarios protagonistas de los despistes más fuertes, los que obligaron a los continuos ingresos de los autos de seguridad (safety car).

Inclusive, las autoridades de la prueba, cuando se cumplía la vuelta número 29 tomaron una controvertida postura y decidieron parar provisoriamente la carrera, a raíz de la intensa lluvia que caía sobre Interlagos en ese lapso de la competencia.

Después de más de 25 minutos de deliberaciones y con la entrada del automóvil de seguridad, la prueba se reanudó y Verstappen sorprendió, pasando a Rosberg, para instalarse provisoriamente en la segunda colocación.

Pero luego el piloto de Red Bull cometió un error, se salió ligeramente de la cuerda y descendió hasta el undécimo lugar.

Entonces, Rosberg se benefició con el acceso a la segunda posición, mientras que el mexicano Sergio Pérez (Force India), en una buena performance, trepó al tercer lugar.

Pero Verstappen le imprimió velocidad al tramo final de la competencia y terminó quedándose con el último escalón del podio.

La clasificación del Mundial de Conductores, tras la penúltima competencia, quedó de la siguiente forma:

  1. Rosberg 367 puntos
  2. Hamilton 355
  3. Ricciardo 246
  4. Vettel 197
  5. Verstappen 192
  6. Raikkonen 178
  7. Pérez 97
  8. Bottas 85
  9. Hulkenberg 66
  10. Alonso 53

La última carrera del calendario se disputará el domingo 27 del corriente en Abu Dhabi para darle forma al Gran Premio de Emiratos Arabes Unidos, que se celebrará en el circuito de Yas Marina, con una cuerda de 5.554 metros.  Agencias

COMPARTIR