El Real Madrid quiere a James Rodriguez, pero quiere al James Rodríguez de su primera temporada de blanco y no el de las dudas e incógnitas de su segunda campaña de madridista. Florentino Pérez y Zinedine Zidane quieren comprobar en primera persona el grado de implicación del colombiano, tomar el pulso a la realidad del centrocampista antes de tomar una decisión definitiva respecto al futuro del ex del Mónaco.
En el seno del club blanco están convencidos que su mala campaña y la desconexión que ha sufrido tiene mucho que ver con los enfrentamientos con Benítez del inicio de la temporada. El colombiano no llegó a conectar con el técnico y en ningún momento se acercó al jugador que dejó ver en su primer año como madridista.
El presidente blanco ha emplazado a James a un cara a cara durante la pretemporada. James no se incorporará en los primeros días, el mandatario blanco tampoco lo hará, pero será en la segunda semana de trabajo en tierras canadienses cuando se produzca la reunión clarificadora del blanco porvenir de James o de una salida del club.

COMPARTIR