Varios francotiradores dispararon el jueves contra agentes de policía en el corazón de Dallas, matando a cinco agentes e hiriendo a otros seis, según la policía, durante una protesta por la muerte de dos hombres negros a manos de policía, en una semana que trajo sombríos recuerdos de la accidentada era de los derechos civiles.

Tres personas estaban detenidas y un cuarto sospechoso intercambiaba disparos con los agentes en un estacionamiento del centro de la ciudad, según dijo el viernes de madrugada el jefe de policía de Dallas, David Brown.

El sospechoso no está cooperando y ha dicho a los negociadores que pretende hacer daño a más agentes de la ley, indicó el jefe.

Los disparos comenzaron en torno a las 8:45 de la tarde del jueves, cuando cientos de personas se manifestaban por las muertes en tiroteos policiales esta semana en Baton Rouge, Louisiana, y un suburbio de St. Paul, Minnesota.

Brown dijo a la prensa que los francotiradores dispararon “al estilo de una emboscada” sobre los agentes.

Un miembro del público resultó herido en los disparos, según dijo el alcalde, Mike Rawlings.

El jueves por la noche también se celebraron protestas en otras ciudades de todo el país, después de que un policía de Minnesota matara a tiros a Philando Castile cuando estaba en un automóvil con una mujer y una niña.

Los instantes posteriores al tiroteo se retransmitieron en vivo a través de un difundido video en Facebook.

El día anterior, Alton Sterling murió tiroteado tras ser placado sobre el suelo por dos agentes blancos de policía.

Ese incidente también quedó grabado en video.

Imágenes de video de la escena de la balacera del jueves en Dallas mostraban a los manifestantes marchando por una calle en el centro de la ciudad, a media milla del ayuntamiento, cuando se oyeron los disparos y la multitud se dispersó buscando protección.

Parece que los agresores “planeaban herir y matar a tantos agentes como pudieran”, dijo Brown.

La búsqueda de los tiradores se extendió por el centro, una zona de hoteles, restaurantes, empresas y algunos apartamentos residenciales.

La zona afectada estaba a unas cuadras de distancia de la plaza Dealey, donde el presidente John F. Kennedy fue asesinado en 1963.

Algunos de los policías heridos fueron trasladados al hospital de Parkland. Agencias

 

COMPARTIR