La situación financiera insatisfactoria puede ser la causa que explica por qué algunas personas se vuelven menos inteligentes y envejecen antes de tiempo, según un estudio que divulga hoy la Universidad de Miami.

 

Entre las posibles causas de ese fenómeno los científicos enumeran el estrés de tener poco dinero, la vivienda y el saneamiento inadecuados y el estilo de vida poco saludable, que incluye mala alimentación, tabaquismo, consumo de alcohol y falta de ejercicio.

Los investigadores, dirigidos por la profesora Zeki Adina Al Hazzouri, afirman que la tendencia se observa incluso entre las personas con un nivel educativo alto que pasan por momentos difíciles.

Desde 1985, cuando empezó el estudio, el equipo ha estado supervisando a más de tres mil 400 adultos, registrando sus ingresos y detectando las muestras de lo que se conoce como ‘envejecimiento cognitivo’.

Los investigadores encontraron que las personas que vivían continuamente en la pobreza demostraban resultados peores tras las pruebas de memoria, que los que nunca habían tenido que vivir con ingresos bajos.

Además, los participantes menos adinerados demostraban una velocidad de procesamiento del cerebro y su función ejecutiva menos desarrollada.

Las dificultades económicas pueden ser un importante factor que influye en el déficit cognitivo y llevar al envejecimiento prematuro a las personas económicamente desfavorecidas, concluyó Al Hazzouri.

mgt/nvo


 

COMPARTIR